El objetivo de este curso, en el que se han reunido una treintena de profesionales sanitarios de distintas especialidades de Castilla-La Mancha, ha sido proporcionar los conocimientos óptimos en el campo de las enfermedades neuropsiquiátricas graves en el medio, su impacto socioeconómico, así como las distintas opciones terapéuticas no farmacológicas disponibles, ha informado el Sescam en nota de prensa.

Otro de los objetivos ha sido concienciar a los profesionales sanitarios implicados de manera directa o indirecta en esta patología de la importancia del tratamiento multidisciplinar de estos pacientes, facilitar el intercambio de experiencias entre profesionales y conocer las patologías neurológicas que pueden debutar con distintas sintomatologías psiquiátricas así como sus algoritmos diagnósticos.

Los doctores y , de los servicios de Medicina Intensiva y de Psiquiatría del , han explicado que “el paciente neuropsiquiátrico supone un problema sociosanitario, no solo por su elevada prevalencia, sino por el impacto que ejerce en el sufrimiento y desestructuración de su entorno más cercano”.

En este sentido, apuntan que en España, sin tener en cuenta los trastornos secundarios al consumo de tóxicos, en torno a un 9 por ciento padece algún tipo de trastorno mental y hasta un 15 por ciento lo padecerá a lo largo de su vida.

Ambos facultativos han indicado que “en ocasiones, la gravedad del proceso hace necesaria una intervención rápida y aunque hoy en día la farmacoterapia es la terapia estándar en gran parte de los procesos, la gravedad de la clínica, necesidad de instauración de tratamiento inmediato por alto riesgo autolítico o intolerancia oral, hace necesaria la asociación de otros tratamientos de apoyo hasta estabilización de la sintomatología”.

EXPERIENCIA EN EL HOSPITAL DE TOLEDO

Los Servicios de Medicina Intensiva y Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Toledo han realizado desde el año 2014 de manera conjunta más de 670 sesiones de terapia electroconvulsiva a pacientes con patologías como el trastorno depresivo recurrente, trastorno bipolar o esquizofrenia, cuando el tratamiento habitual no produce una mejoría óptima, o si la gravedad de la situación no permite la espera a la respuesta adecuada de la medicación.

, que se ha mostrado “segura y eficaz”, mejora la calidad de vida de estos pacientes. Asimismo, nuevas terapias como la estimulación magnética transcraneal, estimulación transcraneal directa, estimulación del nervio vago o estimulación craneal profunda abren un campo terapéutico “muy positivo” en que en próximos años ampliará las posibilidades de curación de estas enfermedades.