La institución provincial ha informado en un comunicado de que este programa pone a disposición de entidades locales menores de 2.500 habitantes los recursos necesarios para que puedan desarrollar actuaciones dirigidas a la promoción del envejecimiento activo.

En concreto, se busca interactuar con los participantes en la estimulación del proceso básico de la atención y otros procesos cognitivos como la percepción, el lenguaje o la capacidad lógica, así como otros aspectos ligados a la vida diaria.

Las acciones desarrolladas en el programa inciden en el fortalecimiento del bienestar físico, mental y social, en la mejora de las condiciones de vida de los destinatarios tanto en su domicilio como en su entorno y en el refuerzo de la autonomía personal.

El programa plantea talleres participativos, en grupos de diez o quince personas, con el fin de atenuar el agravamiento de situaciones de pérdida de memoria o autonomía personal, centrándose en las actividades cotidianas y en el conocimiento de la memoria y su utilización para mejorar su rendimiento.

En lo que se refiere a la estimulación sensorial, se trabajará con identificación de olores y sonidos, con el manejo táctil de objetos o con búsquedas visuales. Y en lo relativo a ejercicios de atención, se realizarán actividades como encaje de puzles, diferencias entre imágenes o localización de detalles en fotografías, dibujos o en textos escritos.

El entrenamiento en los participantes se centrará en la memoria inmediata, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo, mediante conceptos de visualización, asociación, categorización y repetición.