Esta situación se ha planteado en la jornada organizada por la de la provincia de (Apees), integrada en Fedeto, en la que han intervenido el presidente de Apees, , el Abogado asociado al bufete ‘Sánchez Garrido Abogados’, Miguel Marcos-Alberca Moreno, y el secretario general de Apees, David García Alonso, ha informado Fedeto en nota de prensa.

La legislación exige las etiquetas solo para los nuevos vehículos comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre de 2018. Los fabricantes de vehículos no recomiendan colocar las etiquetas en vehículos más antiguos.

Las etiquetas estarán visibles en la proximidad del tapón de llenado o de la tapa del depósito de los nuevos vehículos producidos. La información sobre los combustibles compatibles con el vehículo y sus correspondientes etiquetas también se encontrarán en el manual de propietario del vehículo, y se colocarán en el boquerel y en el cuerpo del aparato surtidor de combustible.

UN CÍRCULO PARA REPRESENTAR LA GASOLINA

La información sobre el contenido máximo de biocombustible se designa como ‘Exx’, donde ‘E’ significa etanol y xx representa el volumen máximo de etanol que se recomienda utilizar en el vehículo y que estaría disponible en el surtidor.

Así ‘E5’ significa que el vehículo puede utilizar gasolina que contenga hasta un 5% de etanol, y ‘E10’ significa que el vehículo puede utilizar gasolina que contenga hasta un 10% de etanol. La ‘E’ para etanol es una abreviatura para indicar que la gasolina puede contener etanol y/u otros compuestos oxigenados hasta una cantidad máxima.

La información sobre el contenido en biocombustible se designa como ‘Bxx’, donde ‘B’ significa biodiésel y ‘xx’ es el volumen máximo de biodiésel que se recomienda utilizar en el vehículo y que estaría disponible el surtidor.

Así ‘B7’ significa que el vehículo puede utilizar gasóleo que contenga hasta un 7% de biodiésel, y ‘B10’ significa que el vehículo puede utilizar gasóleo que contenga hasta un 10% de biodiésel. La ‘B’ para biodiésel es una abreviatura para indicar que el gasóleo puede contener biodiésel en forma de éster metílico de ácidos grasos (FAME) hasta el porcentaje máximo que se indique en la respectiva etiqueta.

También se usa un cuadrado para representar el ‘XTL’, que es un tipo de combustible diésel parafínico fabricado a partir de material fósil o renovable que permite obtener por síntesis o hidrotratamiento, un combustible muy similar en composición al combustible diésel fósil tradicional.

La Norma CEN aplicable para el ‘XTL’ es la EN 15940. ‘XTL’ designa al combustible diésel parafínico usado sin mezclar. La Norma EN 15940 permite la incorporación de hasta un 7% de ésteres metílicos de ácidos grasos (FAME) en el combustible diésel parafínico.

UN ROMBO PARA REPRESENTAR LOS COMBUSTIBLES GASEOSOS.

La información recogida en el interior de la forma puede ser hidrógeno (“H2”), gas natural comprimido (‘GNC’), gas natural licuado (‘GNL’) o gas licuado de petróleo (‘GLP’).

En cuanto alos vehículos de recarga eléctrica, se está trabajando en una norma CEN para las etiquetas aplicables a los vehículos eléctricos y sus puntos de recarga.