Así lo ha dado a conocer el director general de Recursos Humanos del Sescam, Iñigo Cortázar, en declaraciones a los medios previas a la reunión del Observatorio de la Violencia para la Prevención de Agresiones en la provincia de Toledo, que ha tenido lugar este miércoles en el Hospital ‘Nuestra Señora del Prado’ de Talavera de la Reina (Toledo).

En esta reunión, ha concretado, se ha trasladado el número de incidentes en la provincia de Toledo y las diversas actuaciones en materia de coordinación y de prevención; como también en materia punitiva, a través de denuncias, asistencia letrada y resoluciones judiciales que se están produciendo.

De hecho, Cortázar ha querido poner de manifiesto el “firme compromiso” del Gobierno regional de erradicar las agresiones a profesionales sanitarios. “No nos conformamos con una mera minimización pues el objetivo es la agresión cero”, ha afirmado.

En este sentido, ha reiterado que quieren poner énfasis en la actuación jurídica para animar a los profesionales a que denuncien, ya que sin denuncia, ha recalcado, “no puede haber procedimiento con todo el efecto disuasorio que estas denuncias tienen”.

MAYOR CONCIENCIACIÓN

Precisamente sobre los datos de denuncias, ha precisado que han aumentado “sensiblemente” pero deben esperar a que concluya el año, ya que en 2017 cerraron en 400 incidentes denunciados. “El hecho de que aumenten las denuncias no implica necesariamente que aumenten las agresiones, lo que implica es que los profesionales están más concienciados”, ha dicho.

En la misma línea, el director de Recursos Humanos ha explicado que están trabajando para poner en marcha un procedimiento sancionador a nivel administrativo y un protocolo para que, en el caso de las avisos domiciliarios con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los profesionales “no entren en ningún domicilio hasta que la policía no se persone, para evitar casos como el de Camarena”.

A este respecto, ha insistido en la necesidad de mejorar la coordinación con los Cuerpos de Seguridad, sobre todo en el ámbito rural, aunque, ha matizado, “ya es muy fructífera”.

Por último, Cortázar ha hablado sobre la petición de los profesionales para que se mejoren las medidas de seguridad en los centros, y ha indicado que solo en la provincia de Toledo se ha invertido más de 2 millones de euros en vigilancia de seguridad, cámaras, detectores, cerraduras reforzadas y la monitorización de los botones del pánico en los centros de salud.

A esto se suma, ha dicho, las medidas laborales en las que, a su juicio, van avanzando, como el incremento en el gasto en sustituciones y en personal en Atención Primaria, con una plantilla de 2.433 en todo el Sescam. “Estamos trabajando ahora en el doblaje de equipos de guardia en aquellos puntos especialmente conflictivos a modo de sustituciones”, ha concluido