El portavoz del equipo de Gobierno, , ha defendido que la propuesta las ordenanzas fiscales mantienen el nivel impositivo “porque nadie puede decir que subimos los impuestos, más bien al contrario, los bajamos, y benefician a las empresas que se establezcan en Toledo y a las ya existentes” al tiempo que se bonifican las actividades que se realizan con criterios de eficiencia energética. En definitiva, desde el equipo de Gobierno “creemos que con estas ordenanzas podemos dar un impulso a la actividad industrial y al empleo”.

José Pablo Sabrido ha explicado que el proyecto de ordenanzas fiscales presentado por el Gobierno incluye la modificación de 26 ordenanzas más el Callejero Fiscal; a estas, el Grupo Ciudadanos ha presentado alegaciones parciales a 6, admitiéndose tres de ellas “porque la Regla de Gasto nos impedía admitir las otras”. No obstante, y a pesar de que se han tenido en cuenta bonificaciones que este partido reclamaba en ejercicios anteriores, ha votado en contra del proyecto.

En cuanto a las enmiendas del Grupo Popular, no las han debatido porque no tienen ningún interés en ello” ya que “las hemos aceptado cuando se trataba de corregir errores” o sus propuestas “no tenían justificación” porque “bajar 4 millones de euros los ingresos municipales”, como proponían, “es inviable técnica y económicamente para el Ayuntamiento”.

El portavoz, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, ha lamentado que los partidos de la oposición hayan centrado el debate “en un problema de formas que en ningún caso podía laminar el esfuerzo grande que ha hecho el equipo de Gobierno para presentar las ordenanzas fiscales” y ha recalcado que el documento beneficia la instalación de empresas y a las que están ya instaladas, no contiene subida de impuestos y bonifica la eficiencia energética.

Finalmente, el proyecto de modificación de las ordenanzas fiscales presentado por el Gobierno local ha sido aprobado con los a favor de los representantes del y Ganemos y el voto en contra de Ciudadanos y . El documento pasará ahora por el Pleno municipal, que se celebrará el próximo martes para su aprobación inicial si procede.

ORDENANZAS QUE “GRABAN DE FORMA EXAGERADA”

Por su lado, el portavoz del Grupo Municipal Popular, , tras concluir la Comisión —en la que se han aprobado 11 enmiendas del PP—, ha criticado “la negativa de la alcaldesa a bajar los impuestos y preferir seguir subiéndolos los toledanos”, convencido de que las ordenanzas fiscales “graban de forma exagerada a los ciudadanos, en una ciudad que el año pasado tuvo 9 millones de superávit”.

En opinión del portavoz ‘popular’, si hay en el Ayuntamiento un aumento de los ingresos “debe reflejarse en una mejora de las condiciones económicas de los vecinos de la ciudad de Toledo, que les permitirá tal y como reclaman autónomos y empresarios, a que se pueda dedicar gran parte de ese dinero a crear riqueza y empleo para la ciudad”.

En nota de prensa, Labrador ha denunciado que el equipo de Gobierno que lidera ha presentado tres propuestas diferentes de modificación a las ordenanzas fiscales del 2018 y que los concejales de Gobierno en la Comisión de Hacienda han enmendado sus principales propuestas, unas por tener errores técnicos y otras por ilegales.

Por otra parte, el portavoz ha manifestado que en algo tan importarte como es el proyecto de modificación de las ordenanzas fiscales para el 2018, “no ha habido trabajo, seriedad ni rigor por parte del equipo de Tolón que no ha respetado el informe de los técnicos” y han tenido que “hacer informes” a los informes complementarios y modificarlos en el último día con una hora y media de antelación. “Esto no se lo merece la ciudad de Toledo”, ha indicado.