En rueda de prensa, el portavoz socialista, , ha asegurado que han registrado una solicitud para la convocatoria de una Junta de Portavoces con carácter de urgencia para atender las necesidades de suelo industrial en la ciudad, y la creación de la comisión de mixta en el Ayuntamiento en la que participen los grupos de la oposición.

Gutiérrez ha explicado que es necesario “meter presión política” al equipo de Gobierno de para poder conseguir que lleguen las obras de urbanización a la segunda fase, cuando “van a paso de tortuga”.

Además, se ha referido al ofrecimiento del presidente de Castilla-La Mancha, , de traer empresas logísticas si se dispone de parcelas de 200.000 metros cuadros, y ha señalado que el convenio con Sepes tan solo contempla el desarrollo de 160.000 metros cuadrados dividido en 14 parcelas, lo cual supone parcelas de menos de 12.000 metros cuadrados, algo que “no encaja con posibles empresas que podrían instalarse en la ciudad”.

A este respecto, ha informado DE que el PSOE va a pedir una modificación con ampliación del convenio firmado del que “todavía no se ha ejecutado absolutamente nada”, y que sean al menos unas cuatro parcelas de dicho tamaño, lo que supondría 800.000 metros cuadrados.

Para Gutiérrez, Talavera “necesita con urgencia acometer el 50 por ciento del total de la segunda fase de Torrehierro”, para ser tan competitivos como en otros lugares de Castilla-La Mancha ya que, a su juicio, las empresas logísticas buscan “metros cuadrados en cantidad. “Otros municipios se están adelantando por la derecha y por la izquierda”, ha indicado.

Respecto al proyecto de urbanización de Sepes, ha cuestionado que hasta el momento no haya pasado por la Junta de Gobierno local, como tampoco la modificación de usos de la primera fase del polígono de Torrehierro, en la que, en su opinión, llevan trabajando desde hace seis años para hacer “una pequeña modificación”.

ALEGACIONES A MODIFICACIONES FISCALES

Precisamente una de las alegaciones a la modificación de las ordenanzas fiscales se refiere al convenio firmado hace dos años con Sepes para la urbanización del diez por ciento de la segunda fase del polígono industrial de Torrehierro, y la bonificación por ello del IBI, algo que según Gutiérrez, no se cumple pues “no se ha hecho absolutamente nada”.

Por ello, va a pedir que se suprima dicha bonificación correspondiente a los años 2016 y 2017 en el IBI, “y que se le gire el recibo con los recargos pertinentes, como se hace con cualquier hijo de vecino”.

El PSOE además presentará seis alegaciones a las ordenanzas fiscales para 2018, para que se incluya una reducción fiscal del 50 por ciento en el IBI, el agua y la basura, de forma progresiva según los metros cuadrados de los locales; así como incentivar a los que tienen establecimientos cerrados, “para volver a darles vida y generar riqueza y empleo”.

Respecto al IBI, el PSOE pide que el tipo baje el 3 por ciento “para que haya una congelación real, porque dicen que baja pero no es cierto, y la prueba es que figuran 450.000 euros de incremento”. También se solicita la congelación del recibo del agua, que sube un 1,785 por ciento; que se reduzca en un 50 por ciento la tasa por el uso de instalaciones deportivas, y aplicar la progresividad en el impuesto de vehículos.