En declaraciones a los medios, el portavoz del PSOE, , ha valorado la respuesta de los talaveranos en la calle, los cuales hablaron de manera “contundente y mayoritaria” para que las administraciones tengan “entendimiento” y aceleren todos los proyectos pendientes con la ciudad de Talavera.

En este sentido, Gutiérrez ha pedido al alcalde una hoja de ruta para atender todas las reivindicaciones de los talaveranos, y que tenga además su reflejo en el proyecto del presupuesto municipal para 2018.

Por ello, desde el PSOE han pedido que el Gobierno municipal deje ese presupuesto sobre la mesa para “escuchar” a la ciudadanía y que se tengan en cuenta todas sus reivindicaciones, al igual que deberán hacerlo las demás administraciones, “gobierne quien gobierne”, ha matizado.

“No se puede escuchar a la ciudadanía mientras se aprueba un presupuesto donde no se atienden los requerimientos de Talavera”, ha señalado y ha añadido que, ya que, en su opinión, desde el Gobierno municipal nunca se ha tenido en cuenta a los grupos de la oposición, es el momento de que el alcalde “piense en la necesidad de cambiar la imagen de la ciudad” y en iniciar “una nueva etapa política” en el Ayuntamiento que debe plasmarse en los presupuestos.

Gutiérrez también se ha mostrado convencido de que el Gobierno regional atenderá “al cien por cien” las reivindicaciones de los talaveranos antes de que concluya la Legislatura, y ha deseado que así suceda con los asuntos pendientes del Gobierno central con Talavera.

“ALGUNOS NO SE QUIEREN DAR POR ALUDIDOS”

Por su parte, la portavoz de Ganemos, Sonsoles Arnao, ha asegurado que la manifestación del 11-N ha sido “todo un éxito” de convocatoria, logrando canalizar el “hartazgo” de los ciudadanos de Talavera después de años de silencio.

Arnao ha puesto de manifiesto la labor de la Mesa por la Recuperación de Talavera y su comarca, que ha sabido canalizar “ese grito” que de forma unánime salió a las calles y que tiene “un objetivo claro y unos destinatarios, aunque algunos no se quieren dar por aludidos”.

Se trata de un “grito de reivindicación” a las administraciones, empezando, según Arnao, por la municipal, y deberán ser ahora quienes han sido interpelados los que deban valorarlo.

En su opinión, la manifestación debe ser un punto de inflexión para que comiencen a cambiar las cosas, ya que “no se puede dar un portazo” a lo que cerca de 40.000 personas han dicho “alto y claro”.

“Esto no puede acabar en una frustración”, ha declarado, por lo que lo más importante, para la portavoz de Ganemos, es que Talavera tome “riendas de su futuro y que la ciudadanía no se va a resignar a tener un futuro triste y negro, y mucho menos a no tener un futuro con esperanza”. “Muy por encima de protagonismos innecesarios, la sociedad talaverana ha dicho basta ya”, ha reiterado.

Sobre la petición de Ramos de colaboración leal entre administraciones, Arnao ha lamentado que el alcalde diga esto cuando hace un año decidió romper las reglas de juego democráticas en el Ayuntamiento, demostrando, a su juicio, que le importaba muy poco la labor “de propuesta y de trabajo” los grupos de la oposición.