Gutiérrez ha señalado que dicho informe, realizado en enero del pasado año 2017, señala que “las medidas correctoras deberían adoptarse en el menor tiempo posible, nunca superior a tres meses desde la fecha citada, hace ya casi dos años”. En total, se señalaban 19 deficiencias, “de las que sólo se han corregido la de adquisición de nuevos trajes, por estar prácticamente inservibles los que tenían, y la compra de un compresor, imprescindible para el llenado de las botellas de oxígeno”.

“No se ha hecho nada en cuanto a las puertas de acceso a las cocheras, el mantenimiento de la sala de calderas, que ahora es un almacén de trastos inservibles, el cambio de taquillas para guardar la ropa de trabajo, señalización, por no hablar de los vehículos, que presentan serios problemas”, ha denunciado el PSOE de Talavera en una nota de prensa.

Gutiérrez ha recordado que fueron los bomberos y los sindicatos quienes estuvieron presentes en la Inspección de Trabajo y quienes, “un año y 8 meses después ven como las cosas siguen igual, o peor, porque el tiempo agrava los problemas”.