El presidente de -La Mancha, , proclamó este miércoles la voluntad permanente del Gobierno regional de “tender puentes” y trabajar en busca del pacto y del acuerdo, algo que, consideró, afortunadamente se está consiguiendo gracias también a la responsabilidad de los agentes sociales, de los empresarios y los sindicatos.

Barreda aprovechó su visita a las obras del puente sobre el río Tajo en la Ronda Sur de Talavera de la Reina, para recordar la utilidad de “tender un puente”, algo que, señaló, representa la voluntad de establecer pactos, diálogos, y buscar consensos.

Para el presidente, el nuevo puente sobre el Tajo en Talavera de la Reina representa además la apuesta y el compromiso del Gobierno regional con esta ciudad que, dijo, es “fundamental” para Castilla-La Mancha.

A este respecto destacó el carácter emprendedor y dinámico de los talaveranos que, añadió, aportan una visión muy “práctica” y útil a todos los asuntos relacionados, sobre todo, con el comercio.

Mojarse por el Tajo a su paso por Talavera

Precisamente, Barreda quiso mostrarse también del lado del Ayuntamiento de esta ciudad en su defensa del Tajo, un río que hay que proteger y también recuperar la vida de su flora y fauna para que todos los castellano-manchegos puedan disfrutarlo en unas condiciones adecuadas.

En este sentido el presidente hizo un juego de palabras con el nombre del río asegurando que “en ese tajo estamos”, y advirtió que el Gobierno regional no cejará en su empeño de defenderlo y protegerlo.

También dedicó el presidente palabras de elogio al puente que se está construyendo sobre el Tajo, una “maravillosa obra de ingeniería” única en Europa que se caracteriza por su singularidad e importancia, pues es récord en el mundo de la tipología de puentes atirantados con un único mástil en hormigón pretensado de alta resistencia.

Barreda argumentó sus palabras recordando que se necesitan 15.000 camiones llenos de cemento y una inversión superior a los 61 millones de euros para construir un puente que previsiblemente estará finalizado antes de que acabe el presente año.

“Talaveranos ilustres como o , así como miles de ciudadanos podrán reencontrarse con el río Tajo cuando puedan pasear sobre este puente”, señaló Barreda, que no quiso cerrar su intervención sin felicitar a los responsables que están haciendo posible esta obra.

Más de 729 metros de longitud

El puente, de más de 729 metros de longitud, se compone de un puente atirantado de 318 metros de luz que salta con un solo vano el brazo más ancho del río Tajo y de un viaducto de acceso con una longitud de 408 metros, con dos vanos extremos de 36,00 metros y siete vanos centrales de 48,00 metros.

El viaducto de acceso discurre por la Isla del Molino y por el brazo estrecho de la margen izquierda del río Tajo. Es requisito de la Declaración de Impacto Ambiental el saltar el río con un único vano el brazo derecho del río Tajo y minimizar el impacto en la Isla del Molino, con un denso bosque galería de ribera.

El objetivo de esta actuación es la construcción de una vía que permita mejorar el tráfico de la ciudad, absorbiendo los movimientos de paso para descongestionar el tráfico que actualmente atraviesa el casco urbano procedente de la N-V y con dirección a la comarca de la Jara, así como mejorar la movilidad del tráfico propiamente urbano.