Sobre la primera, Ramos ha logrado que la (Sepes) se comprometiera, a través de la firma de un convenio, a la urbanización de la segunda fase del polígono industrial de Torrehierro, que supondrá la liberación de 170.000 metros cuadrados de suelo industrial para la instalación de empresas.

En un principio se acordó iniciar las obras a finales de 2017, algo que todavía no se ha acometido, inmersos en procesos de licitación y adjudicación por parte de Sepes, a pesar de conocer la “absoluta prioridad” que el primer edil siempre ha dado a la necesidad de contar con suelo industrial.

Este proyecto de desarrollo de Torrehierro también ha llegado a su primera fase, donde los empresarios finalmente han visto la llegada de la fibra óptica este 2018 y el mantenimiento que se acomete a través de los planes de empleo.

Otras las medidas que el Gobierno municipal de Ramos ha sacado adelante ha sido la revitalización del Casco antiguo, que comenzó tímidamente gracias a las obras del Plan Urban y con polémica por parte de los comerciantes de la zona por la intención de peatonalizar el centro, algo que finalmente se limitó a los fines de semana.

Ahora el Casco vive su máximo esplendor, a través de la proliferación de negocios de hostelería y pendiente del visto bueno por parte de la Junta de Comunidades a la Declaración de Conjunto Histórico.

Por otra parte, Ramos también destaca entre sus medidas el apoyo a la cerámica con el impulso a la ruta de los murales de cerámica, financiada con iniciativa privada, y cuyo origen está en el conocido como mural de los pescadores, ubicado en el Museo Etnográfico, gracias a una iniciativa popular de la asociación de vecinos .

Para Ramos, esta ruta de los murales supondrá sacar la cerámica a la calle, y todo un reto para los talleres de ceramistas de la ciudad. El próximo en ver la luz será el mural del ceramista Cerro sobre la fiesta de las Mondas, que se inaugura el 5 de junio junto a la iglesia de Santa Catalina.

Por lo que respecta al último año de legislatura al que se enfrenta Jaime Ramos, finalmente la ayuda de la administración central llegará a la cuidad, a través de los fondos europeos del programa Edusi, que facilitará la puesta en marcha de 13 iniciativas de regeneración urbana, económica y social. Serán 10 millones de euros, a los que se suman otros 2,5 millones de euros que aportará el propio Ayuntamiento.