Además, Ramos ha explicado que la colaboración y el grado de diálogo entre el Consistorio talaverano, según ha informado éste en una nota de prensa, y los promotores de la universidad es “máximo”.

De otro lado, el primer edil ha recordado que desde la celebración de la primera reunión para conocer el proyecto a principios del mes de julio “hemos ido de la mano en todos los pasos que la universidad privada ha ido dando”.

Así, ha repasado los encuentros que ha mantenido con los inversores para confirmar su interés por instalarse en Talavera y conocer el protocolo de actuación el 10 de julio, así como la reunión que mantuvo con este grupo inversor y con el consejero de Educación, Ángel Felpeto, el 14 de julio para explicarle el proyecto y los beneficios que su instalación produciría en Talavera con la creación de 100 puestos de trabajo directos y previsión de 250 al finalizar el primer año de instalación “lo que significaría un importante revulsivo económico para la ciudad”.

El alcalde también ha explicado que el Ayuntamiento ha ido cumpliendo “escrupulosamente” con la legalidad para facilitar la instalación de esta institución académica, destacando que ya se ha iniciado el expediente de concesión demanial sobre los terrenos de 25.000 metros cuadrados, situados en la zona de La Barrosa, en donde se ubicaría el campus privado.

Sobre los aspectos que faltan por concretar, el primer edil ha señalado que es necesaria la autorización “expresa” de las Cortes, con acuerdo previo de la (UCLM) para autorizar la implantación de este tipo de universidad privada en la región.

Para ello, el alcalde ha recordado que el pasado 30 de octubre solicitó una reunión al consejero de Educación y otra al rector de la Universidad, Miguel Ángel Collado, para tratar este asunto, pero todavía no ha recibido fecha de celebración.