El sindicato ha detallado que el acuerdo ha quedado suspendido cautelarmente después de que CCOO lo impugnara ante el (TCRC) por entender que no se ajusta a la legalidad, puesto que Netalia “no ha demostrado solvencia económica para hacer frente a sus responsabilidades, empezando por el pago puntual de las nóminas a las trabajadoras que restan en servicio”.

“No queremos empresas que no pagan”, ha sido el grito que las trabajadoras han lanzado al equipo de Gobierno de la Diputación toledana, al que ya han advertido que “si al final mete a Netalia en la Residencia ‘San José’”, el primer día que deje de pagar empezarán “una huelga indefinida hasta que pague o hasta que la echen”, según ha informado CCOO en nota de prensa.

El responsable de CCOO-Construcción y Servicios en Toledo, , ha manifestado que el rechazo de las trabajadoras a la empresa Netalia “está más que justificado”. “Todos sabemos que Netalia y Raspeig son lo mismo, una es del padre y la otra del hijo, y todos sabemos también que Raspeig ha tenido y tiene sin cobrar a cientos de mujeres en Toledo, en Castilla-La Mancha y en toda España”.