A preguntas de los medios en , tras reunirse con el presidente de Castilla-La Mancha, , Rivera ha incidido en que su formación no condicionará nuevos derechos incluidos en las cuentas generales “a las trifulcas, batallas internas o problemas judiciales del PP”, con la excepción de Rajoy, quien por el momento “es testigo, no imputado”, o un cargo público.

Rivera, quien ha precisado que “de momento” el pacto de investidura “se cumple en muchos aspectos”, cree que no se debe “poner la venda antes que la herida” y aunque ha reconocido que “no es una buena noticia” lo que aparece cada día “más vale que salga”.

“La herida hay que limpiarla y más vale que salga y no tapar debajo de la alfombra la corrupción”, ha manifestado el líder de la formación naranja, que ha señalado que el actual es un “momento doloroso” para los ciudadanos, quienes “quizá dentro de dos, cuatro, seis años, volverán a recuperar la confianza”.