Así lo han explicado a Europa Press fuentes de la formación naranja, al confirmar que en general se mantendrán las candidaturas de los comicios del 28 de abril. En cuanto a los huecos que dejaron , Francisco de la Torre —que dimitieron en verano— y —ahora consejera de Cultura en el Gobierno autonómico de Madrid—, han indicado que los cubrirán quienes les seguían en las listas.

De esta manera, los cambios que prevé hacer la Ejecutiva afectarán a la candidatura de , encabezada por el presidente de Cs, , y a la de , con Inés Arrimadas al frente.

El sexto puesto por Madrid, que en las elecciones del 10 de noviembre estaba ocupado por De la Torre, será ahora para el secretario del grupo parlamentario en el Congreso, , el exdiputado subirá al séptimo puesto y así sucesivamente.

En cuanto a la candidatura por Barcelona, la vacante que deja Toni Roldán en el segundo puesto la cubrirá el secretario de Comunicación, , mientras que el secretario de Acción Institucional de Ciudadanos, , será el tercero y la exportavoz en el Ayuntamiento de Barcelona será la cuarta.

Por último, en la lista por A Coruña, sustituirá a Marta Rivera, que la encabezó en el 28-A.

ESCAÑOS QUE PELIGRAN

Según el reglamento de primarias, en los casos en los que la legislatura no se haya iniciado tras las elecciones —como ha ocurrido ahora, al no haberse investido un presidente del Gobierno—, se mantienen los mismos resultados de las primarias anteriores.

Aunque el puede realizar cambios en las candidaturas si lo estima conveniente, —excepto en los números uno, al ser los únicos elegidos por primarias—, en Cs no prevén ninguna modificación más allá de cubrir los huecos.

Esto significa que Villegas, ‘número dos’ de Rivera en el partido, y dos miembros destacados del Comité Permanente como son Hervías y Girauta podrían quedarse sin escaño tras el 10-N si se cumple el descenso de votos que auguran las encuestas para Cs. En cualquier caso, habrá que esperar a principios de octubre para conocer la composición definitiva de las listas.

Los candidatos situados en los primeros puestos de circunscripciones grandes como Madrid y Barcelona, que reparten muchos escaños al ser territorios más poblados, tienen más probabilidades de volver a entrar en el Congreso.

Sin embargo, el futuro de los candidatos de provincias medianas o pequeñas resulta más incierto. En el caso de Almería, Villegas obtuvo el último escaño del reparto en las elecciones anteriores, por detrás del PSOE y el PP, que se llevaron dos cada uno, y de , que consiguió otro.

En cuanto a Granada, con siete asientos en la Cámara Baja, el PSOE logró tres y los otros cuatro se distribuyeron entre el PP, Ciudadanos, Vox y Podemos. En Toledo, Girauta obtuvo un escaño para la formación naranja, mientras que Vox (a menos de 3.000 votos de Cs) se llevó otro y el PSOE y el PP consiguieron dos cada uno.