La obra es un muro seco de cerca de un metro de altura que dibuja las formas arquitectónicas de un clásico jardín italiano. La instalación, que forma parte de la cesión hecha por el coleccionista Roberto Polo al gobierno de Castilla-La Mancha, se quedará de forma permanente en el patio del museo, antiguo claustro del convento de , ha informado el centro en nota de prensa.

Roberto Pietrosanti nace en L’Aquila (Abruzos, Italia) en 1967. A finales de los años 80 se traslada a , donde vive y trabaja desde entonces. A medio camino entre la escultura y la arquitectura, parte de la investigación del espacio circundante, dentro de una monocromía rigurosa, con especial atención al tejido urbano y la historia de Roma.

Le influyen Bruno Ceccobelli, Fabio Mauri y Mauro Staccioli. En 1999 empieza a intervenir en importantes proyectos arquitectónicos y en 2000 gana el concurso de ideas para la reorganización de la Piazza Augusto Imperatore en Roma.

En España ha estado presente en la exposición ‘Monocromos. De Malevich al presente’, en el , en el año 2004, comisariada por la historiadora norteamericana y donde Pietrosanti dio forma a una pequeña arquitectura de piedra.

Ese mismo año participa en la XX edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia. En el 2009 regresa a España para participar en el IVAM en la exposición Confines, comisariada conjuntamente por Vicenzo Trione y Consuelo Císcar, directora entonces del citado instituto valenciano.

En el 2006 había celebrado una muestra individual titulada ‘Nel bianco’ en la galería AAM de Roma. En 2012 inaugura una instalación en la escalera exterior del Museo Ara Pacis, en Roma, que se traslada después a la reserva natural de Tenuta dei Massimi en el perímetro de la capital italiana.

En 2013 exhibe su obra en la exposición Post Classici, celebrada en los Foros Imperiales y en el Palatino en Roma. Otra de sus intervenciones habituales son proyectos para compañías de teatro y danza contemporánea.