El Festival que este año contará con más de 130 representaciones y además, para esta edición, se ha recuperado el Palacio de los Condes de Montalbán que estará abierto al público por primera vez y también que en esta edición se ha intentado mejorar la calidad técnica en las representaciones —como el sonido—, así como la comodidad de los asistentes y su seguridad.

Acerca de la programación, continúan con el ‘Teatro bajo tierra’ que ya se ha convertido en una “seña de identidad” del Festival La Celestina con obras como ‘Crispín de Olot’ o ‘La Pícara locuela’ que se llevarán a cabo en las cuevas del municipio.

Igualmente, habrá talleres para aquellas personas que estén interesadas en el teatro, como el taller de improvisación y clown a cargo del actor y director o talleres destinados al público infantil.

Además, este Festival recupera el teatro de barrio para dar importancia a otras zonas más alejadas de la Puebla de Montalbán, como el Paseo de la Soledad.

CONCIERTO DE MÚSICA ANTIGUA

Asimismo, el Festival contará con el concierto de música antigua a cargo del grupo Paniagua, que tendrá lugar en la Mayor el viernes, 25 de agosto.

La representación teatral de La 26 de agosto a las 10.00 horas en la plaza Mayor, que este año tendrá un enfoque diferente ya que se pretende que el público “atienda más a los textos”.

Por último, el domingo 27 a las 22.00 horas en la Plaza Mayor habrá un espectáculo de danza cargo de y con música en directo del cantaor .

Este año, el festival está dedicado a la actriz Terele Pávez, que falleció el pasado viernes, 11 de agosto, y que encarnó el papel de La Celestina.

MÁS DE 200 PERSONAS

Por otro lado, el festival, en el que trabajan más de 200 personas, ha contado con un presupuesto aproximado de 55.000 euros y se espera duplicar la asistencia que tuvieron el año pasado —35.000 personas— y que finalmente se convierta en fecha clave cultural a nivel nacional.

Igualmente, junto a las más de 130 representaciones también habrá una ‘Celestina entre tapas’, donde se podrán degustar los productos de la tierra, como el melocotón o el tomate, entre otros.