El pasado mes de octubre la Consejería confirmó que la piscina torrijeña volvía a ser apta para el baño, después de que en ella se originará el primer caso registrado en España de infección de la meningitis amebiana primaria (MAP), conocida como ‘ameba comecerebros’.Desde ese mes, periódicamente han continuado realizándose estrictos controles.

Según ha indicado en nota de prensa el Consistorio, en todos los análisis efectuados, “los resultados han sido óptimos”, salvo en el último, donde los parámetros “no han sido tan favorables en el vaso pequeño”, lo cual ha motivado, la recomendación de cierre de estas instalaciones.

El alcalde de Torrijos, , ha explicado que los protozoos o amebas tienen tres etapas de crecimiento, siendo en la tercera, en su fase adulta, cuando pueden producirse contagios. El organismo que se ha detectado ha sido en su primera fase, en la de quiste, sin conocerse aún en qué tipo de ameba podrá transformarse al desarrollarse. Hay treinta tipos de amebas en las que podría derivar ese quiste y tan solo una de ellas es la peligrosa.

“A lo mejor dentro de dos o tres semanas nos dicen que lo que se está desarrollando es una ameba, no la perjudicial sino otra de las veintinueve restantes. Pero ante el indicio de que una de esas treinta está creciendo sin saber si es la más perjudicial o no, hemos decidido cerrar por precaución”, ha señalado Arevalillo.

El alcalde ha indicado que pese a las críticas que puedan aparecer por el cierre y “que quizá pueda ser demasiada prevención”, prefieren “pasarse de precavidos y no correr ningún tipo de riesgo”, pues no van a permitir que bajo su “conciencia haya alguien que pueda afectarse”. De este modo, aunque el mencionado análisis solo ha afectado al vaso pequeño, se han cerrado los dos.

La recomendación de la Consejería de Sanidad se trasladó este jueves en una reunión a la que se invitó a los portavoces de todos los partidos políticos, asistiendo a ella además el alcalde y el concejal de Deportes, representantes de Gestagua, el arquitecto municipal, los dos presidentes de los clubes de natación locales, el director general de Sanidad y su jefe de servicio.

ANTECEDENTES EN 2018

Desde que en 2018, poco antes de iniciar la temporada de verano, se cerrara la piscina ‘Siglo XXI’ al producirse el contagio de una persona por una ameba, se han extremado las medidas de seguridad, según ha insistido el Consistorio.

Junto a las reformas efectuadas por el Ayuntamiento el pasado verano por alrededor de 100.000 euros para mejorar las condiciones de la instalación, desde aquel contagio, con esta piscina se ha tenido un tratamiento especial y según el primer edil, los análisis se están realizando de manera más continuada que en cualquier otra piscina castellano-manchega.

Por otro lado, estos meses se han seguido todas las recomendaciones de subir el cloro y bajar la temperatura en el agua para evitar la aparición de organismos, y ante algunas quejas de usuarios por esa menor temperatura, en ningún momento se ha accedido a subirla si no que se ha ofrecido la posibilidad de devolver el dinero a quien no quisiera seguir utilizándola con esas nuevas condiciones de seguridad más restrictivas.