Según el escrito de acusaciones, recogido por Europa Press, el fiscal considera probado que en la madrugada del 20 de abril de 2018 un vecino de la localidad de Torrijos avisó al Cuartel de la Guardia Civil de que se escuchaban fuertes golpes en una vivienda donde residían los acusados.

A su llegada, encontraron la cerradura forzada y el inmueble revuelto, y tras examinar varias dependencias, dieron con 1.554 gramos de cocaína que hubieran alcanzado un valor de mercado superior a los 80.000 euros en caso de haberse vendido en dosis.