“La cuestión no es baladí”, subraya textualmente la sentencia, “porque en un concurso singularizado de méritos de 20 plazas, sobrevalorar a cuatro personas supone afectar al 20 por ciento del concurso. Implica un trato de privilegio a los funcionarios que se han visto beneficiados arbitrariamente”.

Según ha informado CCOO en una nota de prensa, los hechos se remontan a 2014 y 2015 y tanto el proceso de selección del concurso como su resolución, ambos anuladas ahora por sentencia judicial, las realizó la consejera de del Gobierno de , .

“Pero es muy significativo y muy lamentable que el actual consejero de Agricultura, y Desarrollo Rural, , no sólo haya defendido ante los tribunales la actuación de su predecesora, sino que él mismo siga actuando de la misma manera”, ha denunciado CCOO.

El sindicato ha recordado que Soriano suprimió la Unidad Regional de Coordinación de Agentes Medioambientales y “reorganizó el cuerpo instaurando un sistema de designación arbitraria de un coordinador regional y sendos coordinadores provinciales, comarcales y adjuntos”. “En los sucesivos concursos singularizados de méritos para proveer anualmente esas plazas, los méritos que se valoraban eran justamente haberlas ocupado previamente a dedo”, ha agregado.

“LA MISMA ORGANIZACIÓN”

El sindicado ha indicado que el propio (TSJCM) “ya anuló en octubre de 2015, también a instancias de CCOO, el primer decreto de Soriano (85/2012) para el nombramiento por libre designación del coordinador regional de Agentes Medioambientales”.

“Sin embargo, Martínez Arroyo, que ya era consejero cuando el TSJCM emitió esta sentencia, no se dio por aludido y sigue manteniendo el mismo sistema arbitrario para el nombramiento de los coordinadores de este cuerpo; aunque la propia Administración mantiene paralizado desde hace siete meses el último proceso de selección que convocó en marzo de este año y que sigue sin resolver”, ha reprochado CCOO.

“Hablamos de una política intencionada, iniciada en 2012 por Cospedal y sostenida hasta la actualidad, encaminada a maniatar y someter a la arbitrariedad al colectivo de 500 funcionarios encargados de la vigilancia y protección medioambiental de la región. Y, llegado el caso, a impedir o neutralizar determinadas actuaciones de loa agentes en cumplimiento de su deber”, ha sostenido de CCOO.

Por ello, ha realizado “un nuevo llamamiento” al actual consejero a revisar “de arriba abajo, junto con los representantes legales de los trabajadores, la organización, dirección y actuación del Cuerpo de Agentes Medioambientales que de él depende”.