Rodríguez, en su escrito semanal, ha explicado que este Domingo de Ramos es Eel gran pórtico de la semana en la que Jesucristo va a para cumplir las Escrituras y para ser colgado en la cruz, el trono desde el cual reinará por los siglos, atrayendo así a la humanidad de todos los tiempos y ofreciendo el don de la redención a todos”.

El arzbosipo se ha preguntado “quién es para nosotros ”, preguntando a la vez a los cristianos “cuáles son los deseos más profundos que nos han traído hasta aquí para celebrar el Domingo de Ramos e iniciar la Semana Santa”.

“¡Qué buena ocasión para, en días con más tiempo para orar, confesarse, pensar, renovar nuestra vida cristiana en la Pascua del Señor! Jesucristo espera en cada esquina, en cada templo, en tanta celebración de la fiesta mayor de los cristianos”, ha finalizado.