En esta ocasión, la moción a debatir la presenta el PP, y en ella se pide continuar impulsando las actuaciones para la renovación y mejora de la línea -Extremadura a su paso por la provincia de Toledo, así como la nueva línea de alta velocidad Madrid-Oropesa.

Además, la moción reclama que Renfe continúe trabajando para mejorar los servicios ferroviarios en la provincia de Toledo. El último punto de la iniciativa solicita que se implante un Puerto Seco y una Plataforma Logística Intermodal (PLI) en Talavera.

Los senadores del PP han querido manifestar a través de una nota de prensa el “firme compromiso” de su partido en este asunto, asegurando que siempre han defendido las mejoras para el tren convencional, el impulso del AVE y la Plataforma Logística de Talavera de la Reina.

FRACASO DE INICIATIVAS EL PASADO MES

El pasado 14 de marzo, esta Comisión de Fomento acogió un debate sobre sendas mociones en defensa del AVE a su paso por la Ciudad de la Cerámica presentadas por PSOE y PP respectivamente, que en ningún caso vieron luz verde, la primera al no recibir apoyo de los ‘populares’ y la segunda por ser retirada por la bancada del PP antes de su votación.

Este movimiento provocó las críticas de CCOO, UGT y Fedeto como firmantes del Pacto Social por el Ferrocarril de la provincia de Toledo, quienes tacharon de “incomprensible” el movimiento del Partido Popular.

“Fedeto, UGT y CCOO no comprendemos ni compartimos cómo es posible que, habiéndose adherido al Pacto por el Ferrocarril todos los grupos políticos de la región, así como los grupos parlamentarios PP, PSOE y en el Congreso y en el Senado, se haya dado al traste a las expectativas de la provincia y particularmente de Talavera de la Reina en lo tocante al AVE, al tren convencional y a la plataforma logística”, lamentaron en su día.

También el PSOE fue crítico con la actuación de los senadores del PP. La moción del PSOE que no recabó finalmente el apoyo del PP sugería que para eliminar los incidentes y averías y reducir la duración del trayecto en la líneas, el Gobierno central tendría que poner nuevamente en funcionamiento las estaciones de ferrocarril actualmente cerradas, de modo que faciliten el cruce de trenes, reduciendo así la duración de los trayectos y los actuales retrasos.

También demandaban reducir las curvas de radio reducido, acondicionar el estado de la vía en sus zonas más deterioradas, suprimir el elevado número de pasos a nivel existentes para bajar las limitaciones de velocidad en el indicado trayecto, recuperar el transporte de mercancías en la línea, acometer el desdoble y electrificación de la vía y permitir la subida de viajeros en la estación de Villaluenga y Yuncler, donde existe una parada obligatoria de trenes.