“Es una cuestión francamente muy difícil, pero seguiré intentándolo y, de hecho, ya he iniciado contactos”, aseguró De la Serna durante su intervención en el pleno del control al .

El ministro recordó que el plan pasa por reestructurar con una quita la deuda de 3.400 millones de euros que soportan estas vías para posteriormente integrarlas en la sociedad pública estatal .

De la Serna recordó que su objetivo último para estas autopistas es que su situación de quiebra y riesgo de liquidación tenga “el menor impacto posible en la sociedad” y que las vías “sigan funcionando y estén disponibles en óptimas condiciones de servicio para quien quiera utilizarlas”.

Entre las ocho vías de pago en problemas figuran las autopistas de más reciente construcción, las cuatro radiales de , la que conecta con el aeropuerto de Barajas, la Madrid- o la Ocaña-La Roda.