En su comparecencia en la Comisión de de las Cortes, Ballesteros ha destacado la “absoluta estabilidad” en las intervenciones quirúrgicas —con una media de 6,5 operaciones semanales—, como en las altas de hospitalización y el número de pacientes atendidos en los últimos años, siendo “una de las pocas prestaciones asistenciales donde se percibe” esa estabilidad asistencial en la última década.

En concreto, ha reseñado que en 2017 hubo 418 intervenciones, frente a las 398 de 2012 o las 423 de 2014, y que la tasa de mortalidad de los pacientes intervenidos en el servicio de cirugía es “sensiblemente menor a la de los pacientes del resto del ”.

La estancia media en el servicio es de 14,08 días, dato que está “en la media de los servicios de cirugía nacionales”, según ha indicado el director general, que ha explicado que el servicio de cirugía cardiaca “no está en condiciones de asumir más volumen de actividad” en el actual hospital aunque le “gustaría”.

El pasado año se valoró a un total de 818 pacientes en consulta de cirugía cardiaca —322 nuevos y 496 en sucesivas—, realizándose un total de 12 consultas al mes en turno de mañana. El servicio cuenta con una y, desde sus inicios, de forma estable, con cinco profesionales.

PP: “DETRIMENTO CONSIDERABLE”

Tras su intervención, la diputada de Podemos se ha interesado por el tiempo medio de espera para acceder a un TAC y a resonancias magnéticas en este servicio y por las medidas que se están tomando para que una herramienta como esta se utilice “al máximo rendimiento”.

Desde el PSOE, la parlamentaria ha felicitado a los profesionales y destacado que tanto la actividad del servicio ha mejorado, al igual que la fase diagnóstica, gracias a la inversión en tecnología del Gobierno actual.

El portavoz de Sanidad del PP , que ha pedido que este servicio no solo esté en Toledo, ha asegurado que está “sufriendo un detrimento considerable” si se tienen en cuenta los datos de espera publicados por el Sescam. Así, ha comentado que mientras en 2016 había un tiempo medio de espera de 111,75 días, que se redujo a 108 a finales de 2017, el número de pacientes se incrementó en 76, cifra que actualmente está en 97 pacientes, “algunos con más de 180 días para ser atendidos”.

Además, Velázquez, aunque ha valorado la “estabilidad” del servicio, se ha interesado por el “incremento” de las externacionalizaciones realizadas en cirugía cardiaca, pidiendo que en el próximo informe se incorporen las derivaciones realizadas en este ámbito, algo a lo que ha contestado el director general asegurando que la estabilidad también se da “en la derivación”.