El nuevo modelo garantiza la accesibilidad con la incorporación de una plataforma elevadora y un espacio reservado en la cabina para sillas de ruedas o carritos infantiles, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Además, incluye un sistema de arrodillamiento de suspensión en paradas, que disminuye en gran medida la distancia entre la calzada y el primer escalón. De la misma forma, cada asiento estará dotado con cinturón de seguridad, luz de lectura y salida independiente de aire acondicionado.

Este vehículo, que empezará a circular este viernes, se une al que se presentó en abril de 2016 y ya está prestando el servicio de transporte urbano, con lo que se garantiza que todos los viajeros podrán disfrutar de vehículos nuevos, cómodos y seguros.

Velázquez ha puesto de manifiesto el esfuerzo del ayuntamiento y de la empresa concesionaria para ofrecer un servicio de calidad a los viajeros y evitar incidencias. La renovación de la flota de autobuses urbanos, con tres nuevos vehículos desde 2015 supone una mejora “muy significativa” para la comodidad y seguridad de los viajeros.