En nota de prensa, la Policía ha indicado que la actividad se desarrollaba desde seis chalés en los que se llevaba a cabo el cultivo interior de marihuana. Durante las entradas y registros en las viviendas, los agentes se incautraon de 720 plantas, material para el cultivo así como alrededor de 3.500 euros en efectivo y otro tipo de sustancias estupefacientes.

La investigación se inició el pasado mes de febrero cuando los agentes detectaron la posible existencia de varios puntos desde donde se estaba cultivando marihuana. Los investigadores realizaron varias pesquisas que permitieron determinar la existencia de seis viviendas que contaban con plantaciones de marihuana en la modalidad ‘indoor’.

MARIHUANA

Tras el dispositivo policial se localizó a los responsables de estos cultivos realizando las entradas y registros en los respectivos domicilios donde se incautaron 720 plantas de marihuana, útiles para el cultivo, entorno a 3.500 euros en efectivo, así como otras sustancias estupefacientes tales como hachís, cocaína y cristal.

Las plantas incautadas se encontraban en distintos estadios de crecimiento, lo que permitía el tráfico ilícito con la sustancia de manera continua, además los agentes detectaron cogollos de marihuana ya recolectados y envasados al vacío para su inmediata distribución.

Para el cultivo de la sustancia disponían de sofisticados métodos de riego, lámparas de calor, aparatos de aire acondicionado, así como de extracción y filtrado de aire, todo ello conectado a la red eléctrica a través de enganches ilegales.

En el dispositivo los agentes detuvieron a siete individuos como presuntos autores de delitos contra la salud pública y defraudación eléctrica.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la comisaría de que contaron con la colaboración de la y del Servicio de .