En concreto, unos 25 efectivos siguen en la zona realizando tareas de vigilancia, recorriendo el terreno para buscar posibles puntos calientes y refrescar la tierra y la vegetación. No hay ningún medio aéreo activado pero están a disposición por si fueran necesarios en cualquier momento.

Este jueves por la tarde se retiró el puesto de control que se había instalado junto a la plaza de toros de Cenicientos porque el número de dotaciones ha ido disminuyendo y no hace falta el control in situ para coordinar sino que se puede hacer directamente desde el centro de coordinación de Bomberos en el centro de Madrid 112. Durante cinco días llegaron a estar trabajando 500 personas.

Según los últimos datos facilitados por la Comunidad de Madrid, unas 2.500 hectáreas se han visto afectadas en la región por el incendio aunque se estima que cuando se recalcule la cifra, ésta disminuirá porque han quedado zonas verdes dentro de la parte afectada que se restarán del total de hectáreas.

El a la Naturaleza de la (Seprona) baraja el factor humano como origen de este incendio forestal iniciado el viernes en (Toledo) y que se expandió rápidamente a las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios, Cenicientos y de .