Este pasado martes, la dirección de Airbus trasladó al comité de empresa europeo (SE-WC) en una reunión que la finalización de la fabricación, a partir de 2021, del A-380 afectará a entre 3.000 y 3.500 puestos de trabajo en sus plantas europeas —1.300 operarios y 2.100 en oficinas— durante los próximos tres años, de los que entre 400 y 500 serían en España, donde la producción del ‘superjumbo’ se reparte entre (), () y ().

Al hilo, el secretario general de la , y Agro FICA en UGT Andalucía, , ha explicado este miércoles a Europa Press que lo que se conoce por el momento son “cifras generales”, pero no “el impacto real”, y ha recordado que hay otros programas de Airbus que cuentan con “un incremento importante” de trabajo, por lo que espera que “cuando entremos a negociar” lo relativo al A-380 se “compense” esa bajada de actividad con “nuevos paquetes de trabajo”.

En esa línea, ha comentado que “no podemos hablar sólo del impacto del A-380, o del A-400M”, sino que “tendremos que ver todo en el contexto general de la empresa”, y ha querido dejar claro que por parte de UGT van a “pelear” cuando la negociación llegue a España y a “reclamar que no se pierda ni un solo empleo no sólo en Airbus, sino en las industrias auxiliares”, donde pedirán a la firma aeronáutica que “traiga carga de trabajo”.

Por su parte, el secretario general de Industria de CCOO de Andalucía, José Manuel Moreno Cerrejón, ha comentado a Europa Press que los sindicatos esperaban de la reunión de este martes entre la dirección de Airbus y el comité de empresa europeo “un nivel de concreción mayor”, y en ese sentido ha señalado que los datos aportados por la compañía “se refieren exclusivamente al A-380, sin introducir el resto de programas que sí están creciendo”, lo que “llevará como consecuencia un traslado de plantilla y movilidad interna”.

De esta manera, en el sindicato creen que “prácticamente todo el personal va a ser reubicado” en el ámbito interno de la empresa, y por eso son “hasta cierto punto optimistas”, pero puntualizan que sobre eso “la empresa no ha dado detalle”, ni sobre la afectación precisa por plantas concretas.

El representante de CCOO-A ha incidido en que para el sindicato es “muy importante conocer el crecimiento del resto de programas” de Airbus para tener “idea de las posibilidades de reubicación de plantilla” en los mismos, y por eso considera “un error hablar de la afectación exclusivamente del A-380” sin tener en cuenta el nivel de carga de trabajo en esos otros programas.

Igualmente, CCOO quiere conocer el calendario de fabricación de 17 aviones A-380 que quedan pendientes de entregar, teniendo en cuenta que “cada centro tiene un nivel de participación” en dichos trabajos, para saber cuándo se va a ver “afectado” por la finalización del ‘superjumbo’.

También se han pronunciado sobre esta cuestión del A-380 este miércoles las secretarias generales de UGT-A y CCOO-A, y , respectivamente.

Así, y en declaraciones a los periodistas en Cádiz, la dirigente de UGT-A ha manifestado que “lo que dice la empresa es que va a aumentar exponencialmente la construcción del A-320 y el A-350”, y en ese sentido ha añadido que “esto es como los vasos comunicantes, y esa plantilla puede asumir” los trabajos, por lo que se ha opuesto a que la cancelación del contrato del A-380 afecte a ningún trabajador.

Por su parte, la secretaria general de CCOO-A, Nuria López, ha indicado en una atención a medios en Granada que “echa en falta” al Gobierno andaluz en la defensa de la industria aeronáutica de Andalucía, en un momento de “riesgo evidente de quiebra para el empleo” en las fábricas que Airbus tiene en la comunidad autónoma a causa de la finalización de la fabricación a partir de 2021 del A-380.

MÁS DE 12.000 TRABAJADORES EN ESPAÑA

La plantilla de Airbus en todo el mundo asciende a 134.000 trabajadores, de los que 12.700 están en España sumando todas sus divisiones.

Airbus cuenta con 17 aviones del A-380 aún por entregar, a lo que se suma el apoyo a los operadores que cuenta con este tipo de avión en sus flotas. El grupo aeronáutico se comprometió el pasado 14 de febrero a iniciar un diálogo social tras evaluar el plan de producción y entrega de los A-380 pendientes de cara a 2021.

Durante la reunión de este martes, Airbus presentó a los interlocutores sociales su hoja de ruta para el programa A-380, que incluye “una transición gradual de la producción en serie con una adaptación industrial y de las compras”, y también el soporte en servicios durante los próximos años.

En un comunicado, el consorcio aeronáutico recordó que cerca de 12.000 empleados de Airbus cambian de puesto de trabajo cada año. “El actual aumento de la producción de aviones de pasillo único y el importante volumen del libro de pedidos de aviones de cabina ancha ofrecen un buen número de oportunidades de movilidad interna”, aseguró el consorcio aeronáutico europeo.

El grupo aeronáutico confía en que los nuevos pedidos de Emirates para otros modelos (40 aviones A330-900 y 30 aviones A350-900) y el aumento de la producción del programa A-320 se traduzcan en “un número importante de oportunidades de movilidad interna”. El peso de la producción del A-380 se ha ido reduciendo durante los últimos años, mientras que han ido ganando importancia otros proyectos como el A-320 o el A-350.

RECLAMACIONES SINDICALES

Por su parte, el comité intercentros de ya se reunió el 15 de febrero con la dirección de la compañía en el país, encuentro en el que reclamaron un plan industrial global, que permita transferir trabajadores implicados en el A-380 a otros programas para “poder absorber el excedente de empleos cuando se deje de fabricar, a otros programas que cuentan con demanda como el A-320 o el A-350, o incluso militares.

En España, del ‘superjumbo’ se construye la carena ventral, el estabilizador horizontal, el timón vertical, las costillas del ala y el fuselaje posterior en fibra de carbono.

Airbus ya ha recurrido anteriormente a mecanismos recogidos en el convenio laboral para acordar con los trabajadores medidas como flexibilidad o movilidad que ya tienen cubierta la cuota hasta el año 2020. De hecho, cifró en unos 3.700 puestos los ajustes en la cadena de producción del A-380 y del A-400M en las plantas europeas, de ellos alrededor de 850 en España, donde quedan 300 puestos de trabajo por reasignar a partir de 2020.