Para realizar este informe, al que ha tenido acceso , ha utilizado datos de la , concretamente de tres estaciones medidoras pertenecientes al Sistema Automático de Información de Calidad de las Aguas (SAICA).

Según explican, estos datos se vierten automáticamente y cada 15 minutos en la web de la CHT, y las tres estaciones medidoras cuyos datos han sido revisados, dos de ellas están en en los cauces del Jarama y antes de confluir, y la tercera de ellas está situada en el Tajo a su paso por Safont en Toledo.

Con los datos recabados, entiende la Agencia del Agua castellano-manchega que se han detectado concentraciones de amonio 8 veces superiores en Toledo que en Aranjuez, el doble de fosfatos y una multiplicación por 1,5 de nitratos.

Sí reconoce que el incremento de la turbidez o la menor concentración de oxígeno que se ha detectado en Toledo puede achacarse a las lluvias producidas la pasada semana, pero recalca que la causa del aumento de la contaminación se ha de buscar en “alguna actividad humana”.

Enfatiza este informe que esa contaminación, a raíz de los datos de las tres estaciones medidoras, “hay que buscarla en el cauce del río Jarama, y no en la cuenca del Tajo entre Aranjuez y Toledo”.