En rueda de prensa, el viceportavoz del equipo de Gobierno, , ha señalado que con esta modificación se da respuesta a una demanda “histórica” de los empresarios de Torrehierro que permitirá la dinamización del polígono, corrigiendo además un problema de base que sólo permitía el uso industrial.

Serrano ha explicado que, con este cambio en los usos, la primera fase de Torrehierro adquirirá la misma condición que tiene la segunda, pues su desarrollo refleja desde el principio la utilización comercial de los terrenos.

“El desarrollo de la actividad empresarial se puede ver complementada con espacios en los que los empresarios tengan oportunidad de reunirse, de mantener almuerzos de trabajo y tener alojamiento hotelero”, ha indicado.

Esta modificación, según ha concretado, continuará ahora con el trámite de información pública, una evaluación ambiental estratégica, la adaptación a las ordenanzas de protección de la atmósfera y la reguladora de vertidos residuales y protección contra contaminación acústica, un informe de la Consejería de Cultura y su paso por la Comisión Regional de Ordenación del Territorio, hasta volver al pleno para su aprobación definitiva.

Respecto a los plazos, Santiago Serrano ha asegurado que los informes se agilizarán lo “máximo posible”, pero no ha podido precisarlo pues, ha dicho, ahora no depende del Gobierno municipal.

VIVERO INDUSTRIAL EN TORREHIERRO

Por otra parte, el viceportavoz ha avanzado que ya están iniciados los primeros contactos para sacar adelante el proyecto de vivero industrial en el polígono de Torrehierro, como parte del Plan Estratégico Talavera 2025, y que consistirá en establecer un convenio de colaboración con los propietarios de naves que no tienen actividad, entre 10 y 20 naves en la actualidad, para ponerlas a disposición de los emprendedores.

Para ello, se establecerá un “alquiler bajo” durante los primeros años, que irá incrementándose desde el primer año hasta el quinto, mientras que al sexto y séptimo año se podrá solicitar siempre que las empresas “acrediten aumento de la empleabilidad y la salida a mercados internacionales”.

En este sentido, la propuesta se concretará en una ordenanza reguladora del precio a pagar por la utilización de los servicios de información general y asesoramiento sobre financiación y subvenciones, por el mantenimiento del entorno, por la seguridad y vigilancia, el suministro de agua, luz, teléfono e Internet, mobiliario, gestión, formación e instalaciones comunes.

Sobre el presupuesto de este proyecto, Serrano ha aclarado que aún no se ha fijado, pero se prevé su inclusión en el presupuesto de 2019.