En rueda de prensa ha explicado que han propuesto una bonificación del impuesto de tracción de vehículos a motor destinado a los autónomos de la ciudad, con el objetivo de disminuir la presión fiscal y aumentar la renta disponible en los autónomos, “para incrementar la actividad emprendedora, mantener el auto-empleo existente y generar nuevos puestos de trabajo”. Por otra parte se fomenta de manera indirecta la compra de vehículos menos contaminantes y más eficientes.

La medida se dirige a autónomos que tengan turismos afectos a actividad, vehículos industriales y furgonetas con máximo de carga de 3.500 kilos. La bonificación llega a un máximo del 50 por ciento “y sin tope de número de vehículos”, de tal manera que el primer vehículo más antiguo tendrá un 20 por ciento de bonificación, el segundo un 30, y el cuarto y sucesivos un 50 por ciento.

Otra de las propuestas del Partido Popular es la ampliación de las bonificaciones por la instalación de cerámica en fachadas, para ayudar a particulares y empresas que incluyan cerámica en el presupuesto de construcción, ha informado el PP en un comunicado.

Así la inclusión de entre un 1 por ciento y un 1,4 del total del presupuesto de ejecución de material tendría una bonificación del 20 por ciento, entre el 1,41 y el 1,60 una del 30 por ciento, y entre el 1,61 y el 2 una bonificación del 40 por ciento. Con más de un 2 por ciento “alcanzaríamos una bonificación del 50 por ciento”.

Esas ayudas, ha dicho Serrano, están en consonancia con la promoción de la cerámica que se ha hecho desde el ámbito institucional “y se tiene que trasladar de una manera decidida al sector privado”. En el pleno se propondrá a su vez una campaña de promoción de estas medidas e información continua a empresarios y particulares como asesorías de empresas, “para que todo el mundo esté al tanto de estas bonificaciones”.

La apuesta decidida por autónomos y pymes se completa con la mejora de las ordenanzas fiscales que se aprobó en 2017 para las ordenanzas de 2018. Así, se propone la ampliación de la bonificación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por fomento del empleo para equiparar los beneficios fiscales de las grandes empresas “a pymes y autónomos con nuevas líneas de actividad económica con domicilio fiscal en Talavera”.

BONIFICACIÓN

Serrano ha recordado que con un gobierno del Partido Popular se aprobaron unas bonificaciones que llegaban hasta el 95 por ciento para premiar a las empresas que se instalasen en Talavera; para ello se atendía a dos criterios, tanto la inversión total a realizar y la generación de empleo. “Ahora queremos equiparar a los autónomos y microempresas con las empresas que tienen previsto una mayor inversión”.

En ese sentido, ha explicado que la bonificación del 95 por ciento se obtenía con una inversión de más de 5 millones de euros, “y ahora proponemos que se llegue al 95 por ciento con una inversión de 100.000”. A la máxima bonificación también se llegaba con la contratación de más de 50 trabajadores “y ahora proponemos que a partir de un trabajador con un contrato indefinido o parcial se pueda tener esa bonificación”.

Respecto a las bonificaciones en Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) por fomento del empleo, el Partido Popular apuesta por que las empresas lleguen a bonificaciones “a partir del primer trabajador contratado”, en sustitución de los 20 trabajadores contratados para llegar a una bonificación del 95 por ciento. También se atiende al criterio de la inversión, y a partir de 1000.000 euros se podrá alcanzar la del 95 por ciento de bonificación.

Sobre la Ampliación de la bonificación en el Impuesto sobre Instalaciones, Construcciones y Obras (ICIO) Serrano se ha referido a los mismo términos que las anteriores, bonificar a partir de un trabajador contratado y de una inversión de 100.000 euros para alcanzar la bonificación del 95 por ciento. En este impuesto se propone la ampliación de las ayudas por instalación de cerámica anteriormente descrita.

Por último, el portavoz ‘popular’ ha lamentado el equipo de Gobierno no haya intentado una negociación con los grupos de la oposición que debería haber sido antes de la aprobación inicial de las ordenanzas. “Hubiera sido algo lógico, que nos hubieran expuesto su propuesta para enriquecerla, pero el equipo de Gobierno en la primera oportunidad que ha tenido de marcar su política económica no ha hecho ni siquiera el intento de escuchar a la oposición y se ha cerrado en banda a sus propuestas”.