Las investigaciones comenzaron después de que se recabaran diversas informaciones relativas a la existencia de una persona que estaría distribuyendo cocaína en su domicilio, al que acudían tanto consumidores finales como otros pequeños distribuidores, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

A medida que avanzaron las pesquisas, los agentes pudieron comprobar que el investigado estaría siendo auxiliado también en su actividad por un familiar suyo y por una segunda persona que además sería consumidor de cocaína y que era quien cataba la droga como paso previo a la adquisición de la partida que posteriormente sería distribuida en Talavera de la Reina.

Igualmente se pudo comprobar que el cabecilla nunca almacenaba grandes cantidades de droga en su domicilio para evitar cuantiosas pérdidas en caso de una intervención policial, por lo que su ‘modus operandi’ consistía en abastecerse de pequeñas partidas en cortos periodos de tiempo y a partir de varios suministradores.