Las investigaciones comenzaron después de tenerse conocimiento de la existencia de un varón que pudiera estar cultivando una gran cantidad de plantas de cannabis sativa en varios inmuebles de un conocido barrio de Talavera de la Reina, según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.

A medida que avanzaron las investigaciones, los agentes pudieron comprobar que efectivamente habría una persona que habría logrado habilitar un centro de cultivo con una producción repartida entre su propio domicilio y un segundo inmueble ubicado en un edificio de viviendas que en su mayor parte se encuentra “ocupado” ilegalmente.

La fase final de la operación tuvo lugar el pasado 15 de noviembre culminando con la detención del presunto autor y el registro de los dos inmuebles, desmantelándose el centro de cultivo e interviniéndose 1.200 plantas de marihuana así como 5 kilos de cogollos secos ya dispuestos y preparados para su distribución en puntos negros.