tiene ese toque internacional de la ascendencia cubana y suiza que permite poner la distancia para comprender, desde sus casas de y , en Toledo, la relevancia del arte de artistas como el Greco y Picasso en su relación con nuestro país. Como la propia ciudad, la multiculturalidad de Garbade habla del propio arte, informa la organización en nota de prensa

En sus últimos trabajos reflexiona sobre la obra de estos grandes artistas en forma de retratos, de dibujos en tinta china e incluso caricaturas de las obras maestras.

‘En cama con Greco y Picasso’ busca también recordar la influencia de este autor con raíces cubanas, suizas y españolas con su infancia, donde la obra de Picasso le llegó gracias a la colección de grandes maestros que poseía en Suiza su abuelo, quien fuera abogado y amigo del pintor. Sin embargo, no fue su única influencia. El Greco, Bacon, Giacometti o Hockney se incorporaron a su gusto artístico a través de sus obras.

“Mientras me llegaba la inspiración durante las noches para mis nuevas obras, tenía la sensación de que el Greco y Picasso me visitaban oníricamente y me iban dirigiendo” comenta Garbade.

Aparte de los grandes pinceles, este autor hace lo mismo con sus autorretratos, donde usa dibujos y fotografías familiares tanto antiguas como recientes que acaban componiendo sus obras, en la serie AND. Desde el retrato que Ferdinand Hodler hizo a su bisabuelo, Adrien Lachenal, quien fue presidente de la , hasta las imágenes de sus antepasados cubanos en la localidad de Matanzas, los collages y fotogramas hablan del propio estilo.

El conjunto de imágenes seleccionadas se transforma en otra imagen en forma de retrato, uniendo historia y tradición con innovación y presente. Como si de trazos impresionistas se tratara, muestra su historia para crear su obra.