Así lo ha indicado el director general de dicho centro, , en declaraciones a los medios al inicio de la jornada que, bajo el título de ‘Presente y futuro del conflicto en Oriente Medio: Coste y consecuencias de la no-paz’, se ha celebrado a puerta cerrada en un hotel toledano, a cuyo inicio ha asistido el consejero de Educación, y Deportes, Ángel Felpeto, al ser el patrono de este centro.

Con la cita de este lunes el CITpax pretende llamar la atención de la comunicad internacional que de alguna manera ha marginado este conflicto ante lo que sucede en la región: guerra de Siria, Irak, problemas en Libia y Líbano. “La comunidad internacional ha perdido de vista este conflicto que todavía es uno de los puntos esenciales de controversia y de enfrentamiento entre países de la zona”, ha dicho el director del Centro.

“Intentamos devolver el conflicto israelí-palestino al centro de la escena, entendiendo que no hay paz, que hay conflicto y este tiene unos costes y consecuencias para todos”, ha insistido.

A la mesa de este lunes, a la que se sientan palestinos, israelíes, jordanos, egipcios y americanos, acudirán también personalidades tan destacadas y “con cierta capacidad de influencia”, como el exdirector de la OTAN, ; el que fuera ministro de Asuntos Exteriores y jefe de la Delegación Israelí en Camp David, , o el exministro de Asuntos Exteriores y presidente de CITPax, .

DIPLOMACIA PARALELA

“La diplomacia paralela o de segunda vía es la que recurre a esas personalidades que no están en el poder en ese momento, pero tienen una capilaridad con el poder efectiva y son capaces de transmitir ideas. Cuando no se tiene responsabilidad gubernamental se piensa con más libertad, con menos líneas rojas”, ha asegurado.

“Estas personas tienen credibilidad, enorme experiencia, gran inteligencia práctica y pragmática y son capaces de influir en el curso de la diplomacia gubernamental. Hemos llegado a diseñar un posible camino hacia una solución aceptable por todos”, ha descrito uno de los responsables del centro.

Dicho esto, ha explicado que el Centro Internacional Toledo por la Paz no solo es un ‘think tank’, un laboratorio de ideas, sino una institución que intenta resolver los conflictos de narrativa incompatible, como el de palestinos e israelíes, usando esa “diplomacia de segunda vía o paralela”.

De su lado, el consejero de Educación, Cultura y Deportes ha puesto en valor el trabajo que desarrolla desde hace años el CITpax como institución que pretende ser un punto de encuentro y diálogo para la resolución y mediación de conflictos y ha recordado el papel que históricamente ha tenido Toledo como lugar de convivencia.