Ganemos ha informado en nota de prensa que el proceso puesto en marcha el 9 de enero ha finalizado el 9 de febrero y ha generado, “un gran interés y participación”, lo que demuestra según ha expresado Galán que, “cuando se brinda la posibilidad de participar a la ciudadanía la gente responde”.

La concejal ha destacado “el buen funcionamiento de esta novedosa herramienta de consulta”, puesta en marcha hace un par de meses, que ha permitido “recoger la opinión de los toledanos”, en la fase de elaboración de una norma municipal como es una Ordenanza, “abriendo un cauce para que cada vez los ciudadanos sean más participes de las decisiones”, que toma el Ayuntamiento.

Ante la pregunta de si, “la ciudadanía considera necesaria una Ordenanza de Transparencia”, Galán ha resaltado que, “el cien por cien de las personas que han participado en la consulta expresaron que ven positiva y necesaria su existencia”.

DEMANDAS CIUDADANAS

Entre esas 200 aportaciones realizadas telemáticamente existe una gran variedad, y la edil de Ganemos ha destacado la demanda ciudadana por conocer a que se dedican en el día a día sus representantes municipales, tanto los que forman parte del Gobierno municipal como aquellos que se encuentran liberados en labores de oposición, la ciudadanía “pide que las agendas de la alcaldesa y del resto de concejales sean públicas y accesibles en la web municipal”.

Otras aportaciones que se plantean para mejorar la trasparencia del Consistorio tienen que ver con una visión explicativa de los presupuestos y gastos municipales de manera que se disponga de una herramienta que permita ver una “proyección de la aportación de cada contribuyente” a cada una de las actuaciones y gastos municipales, “de manera que pueda saber cuál es su aportación”.

También se propone que se publiciten todos los contratos menores, “algo que la propia ley obligará en breve”, y todo lo que tiene que ver con las cuentas municipales y contratos de forma detalla por concejalías.

Ahora estas propuestas serán analizadas jurídicamente y se responderá pormenorizadamente a cada una de las personas que han participado, incorporando aquellas cuestiones que técnica y jurídicamente sean viables.

La posibilidad de elaborar ordenanzas contando con la participación previa de la ciudad ha sido según Galán, “una positiva experiencia”, que ha asegurado “se convertirá poco a poco en algo cotidiano” y parte del modelo de Gobierno de la ciudad, con una ciudadanía, “cada vez más dispuesta a formar parte de las decisiones”.