Una vez confirmada la decisión del Ejecutivo estatal de aprobar un nuevo trasvase de 38 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura, el equipo de Gobierno ha expresado su rechazo ante una medida que condiciona el desarrollo económico y social de Toledo y del resto de municipios ribereños y que impide la regeneración natural del río, según ha informado el Consistorio de la capital regional en nota de prensa.

El Gobierno local espera que los actuales responsables gubernativos se alejen de estas políticas trasvasistas y apuesten de manera decidida por la solidaridad entre territorios sin comprometer la recuperación del río Tajo y desarrollando herramientas alternativas que satisfagan las necesidades de abastecimiento de todos los ciudadanos.

En cualquier caso, el equipo de Gobierno ha reiterado que se mantendrá siempre al lado de los toledanos y defenderá ante cualquier instancia, gobierne quien gobierne, el fin del trasvase del Tajo al Segura y la integridad del río a su paso por la ciudad.