El Grupo Municipal – Podemos en el Ayuntamiento de ha criticado al equipo de Gobierno dirigido por la alcaldesa, , que deje en manos de las empresas licitadoras del servicio de limpieza viaria el próximo modelo de reciclaje de la ciudad. “Ni se creen la sostenibilidad, ni lo vamos a permitir”, ha asegurado.

Así lo ha explicado en rueda de prensa este miércoles el portavoz de Izquierda Unida – , , tras escuchar a la portavoz del Gobierno municipal y concejal de Servicios Medioambientales y Transición Ecológica, , decir en los medios que serán las empresas licitadoras quienes “ofrezcan las propuestas” de reciclaje para la ciudad de Toledo.

Fernández ha indicado que el modelo de reciclaje tiene que ser estudiado por los técnicos municipales y debatido en los consejos de participación ciudadana con asociaciones, vecinos y grupos políticos.

En cuanto al debate del ‘bolseo’ en el Casco Histórico, ha señalado que pasa por hacer una recogida de residuos que sea mixta con la implantación de contenedores e intensificando la recogida de basura del ‘bolseo’ a través de “vehículos impulsados con energías renovables”.

“Está no es una propuesta del Grupo Municipal Izquierda Unida – Podemos de Toledo, es una decisión que fue tomada en el grupo municipal de trabajo constituido dentro del Consejo de Participación Ciudadana del Distrito Casco Histórico – Azucaica y que nosotros apoyamos”.

En este sentido, ha concretado que la formación de izquierdas apuesta por la gestión directa de los servicios públicos a través de la Empresa Municipal de la Vivienda. No obstante, ha destacado que para que Toledo sea una ciudad sostenible debe incluir en las licitaciones cláusulas que apuesten por la sostenibilidad y que el reciclaje no dependa de la empresa.

El portavoz de Izquierda Unida – Podemos de Toledo ha apuntado que la ciudad no tiene plantas de compostaje, que todos los vehículos que se usan para prestar un servicio municipal no usan energías renovables o que se siguen usando bolsas de plástico en todas las dependencias municipales.

El equipo de Gobierno, según ha manifestado Fernández, no se cree la sostenibilidad y está viendo en informes que Toledo tiene partículas PM10 en suspensión que contienen polvo, metales líquidos muy por encima de lo que recomienda la media punto. En concreto, ha detallado que Toledo tiene 32 microgramos mientras que lo permitido por la norma son 20 como máximo.

Además, ha añadido que está preocupado por el incremento de las partículas PM2.5 que son las tienen que ver con el uso del diésel ya que son de fácil absorción por el cuerpo humano y muy perjudiciales para la salud.