Antolín ha declarado a los medios que con la entrega de estos carnés se culmina la segunda edición de un programa que ejecuta la unidad de la Participación Ciudadana de la Policía Nacional y que ha permitido, entre las dos ediciones, que un total de 300 alumnos de Toledo hayan recibido charlas para evitar el mal uso de las redes sociales e Internet.

El jefe superior de la Policía Nacional ha expresado que el balance de la iniciativa ha sido “estupendo” porque así lo han trasmitido los niños que han participado en el programa y también los padres, que han agradecido el trabajo que ha realizado la unidad de Participación Ciudadana.

El programa ha estado dirigido a alumnos de sexto de Primaria, niños de entre 11 y 12 años, porque “se supone que es cuando están más abiertos y cuando empiezan a funcionar con las redes sociales e Internet”, ha explicado Antolín.

Preguntado por si los niños son conscientes del mal uso de Internet, ha manifestado que “los niños vienen con conocimientos” ya que viven en el mundo digital, pero “siempre es bueno recordarles cuales son los peligros y decirles que deben comunicar a sus padres cuando ven algo raro relativo a la pornografía”.

Además, ha señalado que otro delito que afecta a los menores es el juego y que para luchar contra está situación la Policía Nacional está trabajando con la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas para que los menores tengan prohibida la entrada en las salas de juego y para que estas salas no puedan abrir su negocio cerca de los colegios.

Sobre la composición de esta unidad y el resto de actuaciones que realiza, ha detallado que está a cargo de un inspector con ayudantes y que tiene misiones con todos los colectivos sociales como mayores o discapacitados que “no tienen directamente una implicación en el delito habitual de todos los días” pero que es importante que la Policía Nacional le asesore.