Este año, la colaboración se ha ampliado y reforzado con más horas de formación a estos profesionales y con la atención a otros familiares directos de las víctimas de violencia de género, además de a menores que han estado expuestos en su entorno a esta violencia machista, según ha informado en nota de prensa la Junta.

Durante la inauguración de dichas jornadas formativas, la directora provincial de la Mujer, , ha destacado que “este ambicioso Plan Formativo da también un paso más, ampliando la visión sobre la violencia de género desde un prisma no sólo de mejorar la intervención individual y psicológica con las víctimas de violencia de género, sino también llegando a analizar el origen de esa desigualdad que influye tan negativamente en la vida de menores expuestos a la violencia machista”.

Igualmente, Charo Navas ha dicho que esto tiene como objetivo “establecer actuaciones de prevención o cuanto menos de detección en sus estados iniciales y evitar consecuencias nefastas a medio y largo plazo”.

En este mismo contexto, Charo Navas ha incidido en que es fundamental el trabajo preventivo con menores que son víctimas de la violencia de género en su entorno, “porque las personas que han sufrido violencia de género en su infancia tienen altas posibilidades de padecerla en un futuro, bien porque sean potenciales agresores o bien porque sean mujeres que tengan un alto nivel de tolerancia a este tipo de agresiones”.

El nuevo Plan de Formación, que ha sido elaborado por el y el Colegio regional de Psicología para llevarlo a cabo en todas la provincias de Comunidad Autónoma con una continuidad hasta 2018, tiene como objetivo poner a disposición de los profesionales que intervienen directamente con las víctimas de violencia de género todos los conocimientos e instrumentos necesarios para abordar de manera eficaz su trabajo con las mujeres víctimas de esta lacra machista y, especialmente, con sus hijas e hijos.

“Los menores son los receptores directos de esa violencia contra sus madres porque, aunque no hayan recibido ni un solo golpe, la angustia, el dolor, la depresión e, incluso, la equivocada culpabilidad que siente una maltratada provoca en sus hijas e hijos una elevada inseguridad y confusión que causan multitud de trastornos”, tal y como ha apuntado la directora provincial de la Mujer.

Así, a través de las distintas acciones formativas en las que se incluyen las jornadas que se desarrollan estos dos días, los profesionales que trabajan directamente con estas víctimas de la violencia machista abordan distintas temáticas de teorías sociológicas, de dilemas en torno a la violencia de género, de las identidades de género y de la relación entre los sexos, junto a las mejores formas de actuar, tanto para prevenir la violencia de género, como para proteger y fortalecer a las víctimas.

En definitiva, según ha apuntado Navas, se trata de incidir en la deconstrucción de los roles de género tradicionales, “trabajando desde un prisma feminista que rompa de una vez con los mandatos de género establecidos en una sociedad patriarcal que aún persiste”.

AMPLIACIÓN EN LA ASISTENCIA PSICOLÓGICA

El la Mujer ha realizado “un importante esfuerzo”, según ha explicado la directora provincial, para poder ampliar y fortalecer la colaboración que viene desarrollando con el .

Por un lado se han incrementado sustancialmente las horas de formación para profesionales, pasando de 40 horas a un total de 240 que se realizarán ahora, tanto de forma presencial como online.

Igualmente, se ha ampliado la cobertura del servicio de asistencia psicológica a los familiares de primer y segundo grado de la víctima asesinada, además de la atención que ya se viene prestando a los menores que han quedado huérfanos de madre por la violencia de género o han estado expuestos a este tipo de violencia en su entorno, así como a las chicas menores de edad que han sido víctimas directas de esta lacra.

Durante el pasado año 2016, Toledo fue la provincia de la región que más creció en el número de menores atendidos como consecuencia de la violencia de género, con un total de 44 menores de edad, de los cuales 22 fueron nuevas incorporaciones dentro del año, mientras que del total de estas niñas y niños, 17 pudieron ser dados de alta.