La ratificación del preacuerdo, que ha contado con el respaldo del 65% de las plantillas, restaura la paz social en ICSA-AYA y permite retomar la negociación del convenio partiendo del compromiso empresarial de atender las dos principales reivindicaciones de los trabajadores: incrementos salariales por encima del IPC y limitación de la contratación temporal, ha informado el sindicato en nota de prensa.

Supone también la desconvocatoria de las cuatro jornadas de huelga previstas para este mes de mayo y el fin de las movilizaciones iniciadas el pasado 21 de abril, cuando los trabajadores dejaron de hacer horas extras y comenzaron a concentrarse a diario para exigir el desbloqueo de la negociación del convenio tras cuatro meses de conversaciones infructuosas.

Según el sindicato, el preacuerdo ratificado se ha negociado en las dos últimas semanas según acordaron ambas partes a instancias del jurado arbitral, órgano al que acudieron el pasado 26 de abril en la mediación previa al inicio de las huelgas y al que volvieron el pasado viernes para dar cuenta de sus avances.

“Agradecemos el esfuerzo y la unión de los trabajadores; el respaldo unánime a las movilizaciones y la unidad de las plantillas ha sido fundamental para desbloquear los puntos calientes del convenio”, ha indicado el presidente del , .

Por su parte, , delegado sindical de CCOO en ICSA, ha explicado que el preacuerdo garantiza que el futuro convenio establecerá durante sus cuatro años de vigencia un incremento salarial anual del 0,5% por encima del IPC, lo que unido a las mejoras en el sistema de incentivos nos permitirá recuperar el poder adquisitivo perdido durante los cuatro años anteriores”.

“Además, para nosotros es fundamental el compromiso explícito de poner límite a la temporalidad, que no podrá superar el 23% —en la actualidad se sitúa en el 50% en ICSA y en el 30% en AYA—”, ha subrayado.

Para ello, se establecen mecanismos para garantizar la reducción del peso de la contratación temporal. Así, se mantienen las opciones de jubilaciones parciales para facilitar la renovación de la plantilla, pero los contratos de los relevistas serán fijos desde su inicio. Se duplican también las plazas anuales de promoción interna.

Además, la contratación vía ETT podrá prolongarse un máximo de diez meses, cumplido ese periodo las personas afectadas pasarán a ser contratadas directamente por la empresa.

“Creemos que las bases sentadas en el preacuerdo hacen justicia a las reivindicaciones de las plantillas de ICSA-AYA, despejan las tensiones y deben permitir concluir con agilidad la negociación del resto del convenio colectivo”, ha indicado por su parte el secretario general de CCOO-Industria de , Ángel Mora.