En este sentido, CCOO manifiesta que en esta residencia (recordemos de gestión público-privada) tenemos un buen ejemplo de que cuando se tiende a privatizar, -como pretende el PP en nuestra región-, servicios públicos esenciales como sanidad o educación esto repercute en la calidad asistencial o en recortes en las condiciones laborales de sus trabajadores, incumpliendo acuerdos, convenios, etc.

, responsable de Residencias Privadas de la Tercera Edad de la (FSS) de CCOO CLM, recuerda a Cospedal que “no solo se trata de hacerse la foto”, sino de que estén en las mejores condiciones tanto los residentes como los trabajadores, de quienes ha destacado que en la “se dejan la piel para que nuestros mayores estén en las mejores condiciones posibles aunque sus salarios se vean reducidos con respecto a otros trabajadores del mismo sector”.

Asimismo, CCOO se pregunta de dónde salieron los uniformes que a la apertura de la residencia portaban los trabajadores con el logotipo del SESCAM, ¿fueron estos suministrados por el Gobierno regional? CCOO pide explicación al respecto, pues mientras en el SESCAM se incrementan las listas de espera por los recortes y se destruyen puestos de trabajo públicos, se suministran uniformes a una empresa privada.

La Residencia de Azucaica tiene una capacidad de 160 plazas y en pocos meses ha llenado sus instalaciones casi al completo, nutriéndose en su mayoría de personas procedentes de otras residencias como la de “ y ” de Ocaña que la Consejería de Bienestar Social cerró de un día para otro sin ninguna explicación aparente, o la de Villacañas que también cerró sin que el Gobierno regional hiciera nada para evitarlo; cierres que han supuesto pérdida de empleo y han ocasionado trastornos a residentes y familiares por el desplazamiento a otras localidades.

La FSS de CCOO de CLM manifiesta que el cierre de estas residencias de mayores ha estado motivado en gran parte por el retraso de los pagos de Bienestar Social de conciertos y convenios con las empresas adjudicatarias, repercutiendo en retrasos de pagos de varias mensualidades a los trabajadores que no ven cubiertas sus necesidades básicas, en el pago a sus proveedores, poniendo en grave peligro de cierre a varias residencias de la tercera edad, con los inconvenientes que esto tiene por el traslado de ancianos a otras poblaciones distintas a donde habitualmente residen sus familiares, así como la pérdida de puestos de trabajo de este sector. No obstante, el cierre de ambas residencias “nos hacen pensar si no han estado motivados por la apertura de la residencia de Azucaica”, concluye Puebla.