Los trabajos para la mejora y seguridad de la senda ecológica aprobados por la Junta de Gobierno local tras los desprendimientos ocurridos en la madrugada del 23 de diciembre en el tramo que discurre bajo el Paseo de Cabestreros, muy próximo al nuevo puente de Alcántara, avanzan estos días con la fragmentación de rocas previa a la instalación de un sistema de contención en estos rodaderos.

Tal y como ha recordado la concejala de Obras y Servicios Medioambientales, , la presencia de bloques de grandes dimensiones sobre la propia senda y la posible inestabilidad del talud obligó semanas atrás a cerrar el paseo y a restringir el tránsito peatonal con el fin de garantizar la seguridad de los usuarios.

Así, y una vez declarada la actuación de emergencia en Junta de Gobierno, se ha procedido a valorar técnicamente las actuaciones a realizar para retirar los bloques de roca existentes sobre la senda ecológica, así como aquellos que presentaban inestabilidad en el propio talud.

Una de estas actuaciones se ha llevado a cabo este martes, 28 de enero, y ha consistido en la voladura controlada de los bloques inestables con el fin de no dañar el entorno y actuar exclusivamente sobre los bloques mencionados.

Los trabajos de voladura controlada han sido aprobados por la Delegación de Industria, y se han realizado bajo la supervisión del Jefe de Obra, técnicos municipales y del coordinador de Seguridad y Salud. Siempre bajo el control de la Guardia Civil, habida cuenta del alcance de la actuación y, especialmente, el material utilizado, explosivos.

Una vez eliminados los bloques inestables del talud, se llevará a cabo la instalación de mallas de sostenimiento y barreras dinámicas de impacto para evitar posibles caídas de bloques con el tiempo. Estos trabajos se realizarán a partir de la próxima semana.