Esta iniciativa se enmarca en un contrato de I+D+i establecido entre la empresa gestora y el grupo de Investigación sobre Agua y Salud () que dirige la profesora de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de , , según ha informado la UCLM en nota de prensa.

“El agua es un elemento imprescindible para la vida, pero además el medio acuático brinda múltiples posibilidades terapéuticas con ventajas que no se obtienen en el medio terrestre”, ha señalado la profesora.

Algunas de las ventajas que presenta la fisioterapia acuática son la mayor facilidad para la movilización de articulaciones debido a la disminución del peso corporal aparente o la seguridad frente a caídas.

Pero, según ha destacado Martínez Galán, la relación entre la salud y el agua “también se puede abordar desde otros puntos de vista como la composición química en el caso de las aguas minero-medicinales e incluso desde el punto de vista cultural”.

El contrato de investigación que el grupo GIAS desarrolla con Baños de Fitero tiene sus antecedentes en la estrecha relación que el balneario mantiene con la , cuyos estudiantes han realizado prácticas extracurriculares en el centro navarro.

El trabajo arranca con estudio observacional que determinará “si se modifica la calidad de vida relacionada con la salud en los pacientes diagnosticados de artrosis de cadera o rodilla y artritis reumatoide que hacen tratamiento en el balneario”, ha explicado la profesora. Se trata de recoger y analizar datos de cómo están antes y después durante nueve meses de seguimiento en una muestra de población, “sin modificar la práctica habitual”, ha matizado.

En fases posteriores, el grupo GIAS se propone ampliar el estudio a otras patologías de las que se tratan en Baños de Fitero, entre las que se encuentran las enfermedades respiratorias y neurológicas, así como iniciar estudios de carácter experimental una vez superada la fase observacional.

La investigación que ahora inicia el balneario con la UCLM es uno de los primeros trabajos sobre este tema que se realizan en España. Aunque en los balnearios existe inquietud investigadora, ha señalado Martínez Galán, constituyen un entorno difícil para el desarrollo de la investigación.

“A empresarios y profesionales les interesaría realizar investigación, pero las condiciones de trabajo en entornos aislados, con grupos de profesionales reducidos y con alta presión asistencial, y la falta de infraestructura de investigación lo complica”, ha añadido.