Así lo anunciado este miércoles el vicepresidente de Salud y Bienestar Social, , acompañado por la diputada de Promoción de la Salud y Bienestar Social, , y la presidenta de , Asunción Díaz del Río, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

Tomás Villarrubia ha mostrado su satisfacción y alegría por la concesión de este reconocimiento a “la labor meticulosa, intensa y constante que se está realizando a favor de colectivos vulnerables como es la infancia” y que responde “al impulso decidido” que hace el área de bienestar social de la Diputación de Toledo.

En este sentido, además del programa de ‘Prevención del abuso y mal uso de las nuevas tecnologías’, el vicepresidente ha resaltado otras iniciativas dirigidas a la población infantil que está desarrollando el Gobierno provincial como el programa de lucha contra la pobreza infantil que se lleva a cabo en colaboración con Cruz Roja y la Consejería de Bienestar Social del .

Villarrubia ha resaltado especialmente, que la Toledo es la única Diputación que recibe este año uno de los premios del Certamen de Buenas Prácticas de Unicef, en el marco de la Convocatoria de Reconocimientos Ciudades Amigas de la Infancia 2018-20120, y la segunda Diputación en las XI convocatorias que se han celebrado del mismo hasta la fecha.

SENSIBILIDAD CON LA INFANCIA

, el diputado ha agradecido a Asunción Díaz del Río el premio concedido por Unicef España, quien, a su vez, ha felicitado a Tomás Villarrubia por el galardón y por la puesta en marcha de este programa pionero, así como por la sensibilidad que la Institución provincial “está demostrando con la infancia”.

Por su parte, Elvira Manzaneque ha explicado el programa de ‘Prevención del mal uso y abuso de las nuevas tecnologías’ cuyo objetivo es acercar a los niños de los pueblos de la provincia de Toledo y a sus familias herramientas que les permitan conocer, detectar y combatir los efectos negativos que pueden conllevar la utilización de Internet o el móvil, que se han convertido en elementos habituales en la vida de los jóvenes.

El programa se dirige, principalmente, a niños de entre 9 y 12 años para los que se organizan talleres de prevención teórico prácticos de dos horas de duración impartidos por personal especializado, y también contempla la participación de adultos, profesores y padres y madres.

Se lleva a cabo en colaboración con los ayuntamientos y este año son 101 los que están participando en el programa por el que van a pasar en torno a las 6.000 personas, un 90 por ciento de ellas menores y el 10 por ciento restante adultos, que participarán en los 400 talleres que se van a desarrollar.