A través de dicho convenio, que se viene manteniendo desde 2013, a lo largo de este año participan en total unos 48 universitarios de distintas nacionalidades en esta actividad académica y cultura, programada en tres convocatorias distintas —primavera, verano y otoño— desde el Centro de Estudios Internacionales de la (FOM) en Toledo y que cuenta para su desarrollo con la colaboración del Gobierno regional.

En concreto, los estudiantes realizan sus trabajos de campo y de prácticas en los Centros de Mayores Toledo I, ubicado en el casco histórico; y Toledo II, en el barrio de Palomarejos; así como en las dos Residencias de Mayores ‘Benquerencia’ y ‘Barber’, ubicadas también en la capital regional.

Como parte del curso ‘de Memoria e Historia’, los universitarios llevan a cabo con los usuarios y residentes mayores una serie de entrevistas y contactos personales para estimular y recabar sus recuerdos, reforzando también el conocimiento y los vínculos entre generaciones, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Por otro lado y dentro del curso ‘de Prácticas’, los estudiantes realizan un acompañamiento en las áreas de enfermería, trabajo social y fisioterapia de estas residencias, manteniendo también un contacto directo con las personas mayores y conociendo su actividad diaria en dichos centros residenciales.

Todos estos trabajos y prácticas se desarrollan bajo la dirección y supervisión técnica conjunta de responsables profesionales, tanto de las distintas áreas de los centros y residencias de mayores como de coordinadores académicos del .

El director provincial de Bienestar Social ha puesto en valor que esta colaboración formativa y cultural supone un doble beneficio, “tanto para los estudiantes que completan sus conocimientos con la práctica y el contacto directo con las personas mayores, que les ayuda valorar la relevancia de las vivencias y la importancia de las experiencias del pasado para comprender mejor la historia y la sociedad actual, pero al mismo tiempo también supone una experiencia muy positiva para nuestras personas mayores, que tienen en esta actividad académica y de intercambio intergeneracional un papel protagonista, contribuyendo así a incentivar su autoestima, el ejercicio de su memoria y sus relaciones interpersonales”.

En este mismo sentido, la directora general de la FOM ha remarcado “la integración en la comunidad de estos estudiantes que vienen a Toledo a completar su formación” y cómo estas actividades formativas les permiten “conocer mejor la cultura y la historia de España y de Toledo, en este caso a través de una relación directa y personal con las personas mayores”.