Así, una investigación realizada por la Guardia Civil de Valladolid ha esclarecido cuatro hechos delictivos en diferentes provincias que suman estafas por importe de 2.000 euros, han informado fuentes de la Benemérita.

La investigación se inició a raíz de una denuncia interpuesta en el Puesto de (), en la que la víctima reflejaba haber ingresado la cantidad de 750 euros en concepto de alquiler de una semana en una casa rural sita en () tras observar la oferta en una página web. La víctima explicaba que había ingresado la cantidad pactada en una cuenta corriente cuya titularidad correspondía a una persona residente en la localidad de .

A continuación y después de investigar dicha cuenta corriente, se descubrió la existencia de otras tres denuncias por hechos similares sucedidos en la localidad murciana de Cobatillas, así como en (Cantabria) y , lo que sumaba una cantidad de 2.000 euros estafados en total. Además, se llegó incluso a generar gastos de hospedaje a una familia que se trasladó al lugar y se encontró con la inexistencia del alquiler.

La investigación concluyó que los hechos delictivos eran realizados por una mujer y su hijo y que era la progenitora quien realizaba los cobros de las estafas mientras que su vástago era el encargado de realizar los anuncios en las páginas web, así como de contactar con los perjudicados.

Tras diversas gestiones para la localización de ambos, la Guardia Civil procedió a la detención en Tudela de Duero (Valladolid) de una mujer, M.Y.S.G, mientras que el segundo de los detenidos, R.R.S, hijo de la primera, fue localizado en el centro penitenciario de Topas, donde se encuentra en la actualidad por hechos similares.