Según ha informado la Guardia Civil, fue el vecino el que acudió a comisaría para denunciar que un desconocido había realizado una transferencia desde su cuenta por valor de 500 euros y sin su autorización.

En el transcurso de la investigación, los agentes descubrieron que la víctima había recibido un correo electrónico que simulaba ser de una entidad bancaria y en el que le pedían una actualización de sus datos personales y su contraseña de acceso a la aplicación web.

Tras obtener estos datos, el presunto estafador, que los agentes identificaron como un vecino de Illescas, creó una cuenta en una conocida plataforma de traspaso de dinero a través de terminales de telefonía móvil y efectuó la transferencia.