Las llamadas al número de emergencias 112 y a las centralitas de Bomberos y Policía Local no han cesado durante la jornada. Los principales avisos han tenido que ver con los desprendimientos habituales cuando se dan este tipo de escenarios meteorológicos con fuertes rachas de viento que asolan ya no sólo la provincia y la región, sino todo el territorio peninsular, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Asimismo, como ha indicado el responsable municipal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, en el barrio de Buenavista se ha producido la caída de dos árboles sin tener que lamentar daños personales, aunque sí materiales, ya se han desplomado sobre las vallas de acceso a una urbanización de viviendas. Hasta la zona se han desplazado efectivos de la Policía, agentes de movilidad y Bomberos para actuar de inmediato y garantizar la seguridad de los ciudadanos.

En cuanto a la Policía Local, hasta última hora de la tarde se han registrado 24 incidencias, ocho de ellas han sido requerimientos por caídas de ramas o árboles sin causar daños, si bien en varios de ellos han tenido que intervenir los agentes para su retirada de la calzada o cortar el tráfico mientras trabajaban los Bomberos.

Estos hechos se han producido en el entorno de la Bastida, en el Parque Lineal, en la calle Río Boladiez, en la avenida Guadarrama del Polígono, en la urbanización La Legua, en , en la calle Río Gévalo, y en el Paseo Doctor .

Asimismo, se ha intervenido en otros cinco desprendimientos de ramas o árboles con ciertos daños en vehículos con la intervención de la Policía Local para la confección del correspondiente estadillo de accidentes y colaboración con Bomberos en la retirada de los elementos. Estos incidentes han ocurrido en las calles Artificieros, en el entorno del Circo Romano, en la calle Dinamarca, en el Cerro Melojas, y en .

Los principales avisos, además de los señalados con anterioridad, se han dado por el desprendimiento de tejas y otros objetos decorativos como macetas desde los balcones. Personal municipal trabaja, también, para reubicar los contenedores de residuos orgánicos en su espacio habitual, dados los desplazamientos por la vía pública impulsados por las rachas de viento de la borrasca Enma.