Mediante este acuerdo, tres alumnos, coordinados por un tutor, realizarán prácticas en los servicios de y Digitalización del Campus de Albacete, que comprenderán 180 horas repartidas en periodos de cuatro horas y media durante los meses de mayo y junio. Finalizada la formación en la Universidad regional, cada estudiante recibirá un certificado conforme a las prácticas realizadas, con mención expresa del nivel alcanzado.

Tal y como recoge el documento, el contenido y el desarrollo de las actividades formativas en el centro de trabajo serán objeto de seguimiento, valoración y supervisión, a través de diferentes fichas, pudiéndose extinguir y/o rescindir el convenio para uno o varios alumnos por cualquiera de las partes firmantes.

Con la premisa de que todas las personas tienen alguna capacidad que les permite desarrollar un trabajo en condiciones de calidad, desde el CRMF sostienen que el acceso al empleo es de “vital importancia” para todas las personas, pero muy especialmente, para la integración y desarrollo de las aquellas con discapacidad. “Somos conscientes de que la verdadera integración social pasa por una plena inserción en el mercado laboral, ya que sin empleo y sin su previa formación no es posible la incorporación a una vida activa que haga que las personas con discapacidad dejen de ser sujetos dependientes y se conviertan en los dueños de su propio destino.”,-afirman desde el Centro.

En el año 2010 se incorporó a la programación de curso del CRMF un programa de cualificación profesional inicial de “Reprografía”, dirigido a jóvenes con daño cerebral adquirido. Esta formación de 550 horas abarca las competencias de recepcionar y despachar encargos de reprografía, preparar los materiales y equipos y realizar la reproducción y las operaciones de acabado. Una experiencia excelente como la califican desde el Centro “tanto por el interés que ha despertado en ellos, como por la adquisición de conocimientos profesionales”,-indican.