El salón de actos de la Agrupación Politécnica Superior ha acogido el acto de entrega de premios del segundo concurso Hack for AlbaCITY , en el que han participado un total de ocho equipos, integrados por tres o cuatro estudiantes de la , quienes disputaron la fase final en el día de ayer.

La deliberación del jurado concluyó con la elección de los tres equipos ganadores, de forma que el primer premio ha sido para el equipo Los Joseadores, integrado por: , José Manuel Báez Soriano y Javier Cimas García, quienes han desarrollado una aplicación que facilita que, tanto padres como especialistas, puedan colaborar en el seguimiento de los niños con TEA.

El segundo premio ha recaído en el equipo Software Albaceteño, formado por los alumnos: Javier Herreros Martínez, Cesar Díaz Nieto y Francisco Martínez Esteso, cuyo trabajo es el de una aplicación que permite a los niños con TEA prevenir situaciones de crisis. Finalmente, el tercer premio ha sido para el equipo TEAm, integrado por: , y Jorge Daniel Laborda Sicilia, cuya aplicación permite a los niños con TEA reconocer emociones.

Los equipos se han repartido 2.000 euros en premios en cheques del Corte Inglés, financiados por las empresas patrocinadoras: , , , , , Opinator y el de Castilla-La Mancha. Premios que se han entregado durante un acto presidido por la vicerrectora de Transferencia e Innovación, , junto al director de la ESII, , y la coordinadora de la Asociación Desarrollo-Autismo Albacete, , además de contar con la presencia de los representantes patrocinadores y profesores de la Escuela, como la coordinadora del certamen, .

Hack for AlbaCITY supone un desafío por equipos para alumnos de la Escuela Superior de Ingeniería Informática, en el que cada equipo ha tenido que desarrollar su propia aplicación.

La Asociación de Desarrollo-Autismo Albacete ha participado en la fase de lanzamiento de la competición el pasado 31 de enero, a fin de formar a los equipos participantes en esta problemática, describir qué problemas son más acuciantes en su día a día y qué esperan de la tecnología para ayudarles a afrontarlos. Esto ha permitido además sensibilizar a los alumnos sobre este trastorno y trasmitirles además una imagen social positiva.